>>>Un continente en busca de capital (artística)

Un continente en busca de capital (artística)

El arte africano reivindica su lugar en el mundo y se consolida en Ciudad del Cabo, capital de la expresión creativa.
H
abía una colección que buscaba un hogar y un edificio en busca de contenido”. Ésa es la sencilla ecuación que ha hecho que Ciudad del Cabo se convierta en la sede del museo Zeitz MOCAA, que abrirá sus puertas en otoño de 2017.
Esa colección sin refugio es la de Jochen Zeitz, un ávido coleccionista de arte contemporáneo y ex director general de Puma. Ese edificio vacío es el Silo de Grano del muelle Victoria & Albert (V&A Watefront), una peculiar construcción de 1921 en el extremo oeste de la capital sudafricana. Y esa frase, que parece de Pirandello (autor de ‘Seis personajes en busca de autor’), pertenece al arquitecto británico Thomas Heatherwick, responsable de la nueva vida cultural de un inmueble con vocación industrial. El Silo de Grano fue el edificio más alto del África subsahariana durante medio siglo y en su nueva vida será el museo más grande del continente.
Ciudad del Cabo fue nombrada Capital Mundial del Diseño en 2014.
Foto: Bratovanov / Shutterstock.com

Arte a la luz de la luna

El primer jueves de cada mes las galerías de Ciudad del Cabo abren gratuitamente hasta las 21:00. Esta iniciativa, llamada ‘First Thursdays’ y establecida en otras ciudades europeas, pretende atraer la atención del público y darle la posibilidad de realizar un paseo nocturno por el panorama artístico de la capital.

Heatherwick decidió conservar los 42 tubos de hormigón de 33 metros de alto y 5,5 de diámetro que formaban parte del edificio original e integrarlos en el nuevo proyecto. Ha incorporado en su interior ascensores y escaleras de caracol y los ha coronado por un techo de cristal que inundará de luz el vestíbulo.
Acontecimientos políticos y sociales como el fin del ‘apartheid’ o la democratización de países como Zambia y Namibia certifican la pausada revolución que África vive en las últimas décadas. El arte nunca ha sido ajeno a la historia y tampoco lo es aquí. África es mucho más que máscaras y joyas coloridas, tiene mucho que decir en el mundo del arte, y los expertos lo saben.
MOCAA será uno de los museos más grandes del mundo, con más de 9.500 metros cuadrados distribuidos en 9 pisos.
En 2016 la Feria de Arte de Ciudad del Cabo atrajo el doble de participantes que el año anterior. 55 galerías y plataformas culturales, de las cuales 12 eran extranjeras, mostraron sus obras a 8.500 visitantes y 125 coleccionistas interesados en el arte contemporáneo.
Sudáfrica posee tres capitales oficiales: Pretoria es la capital administrativa, Ciudad del Cabo es la legislativa y Bloemfontein la judicial.
Foto: BoaMistura, Cape Town 2011
En los suburbios de los circuitos y edificios oficiales también late con fuerza. En especial, en las calles de Woodstock, un barrio obrero que consiguió sobrevivir a las políticas separatistas del ‘apartheid’ pero no al abandono ni a la decadencia. Durante décadas sus palacios victorianos y sus edificios industriales albergaron droga, delincuencia y prostitución.
Con la llegada del siglo XXI los edificios abandonados comenzaron a transformarse en centros de ‘coworking’, restaurantes, tiendas de diseño y galerías de arte. La Ruth Prowse School of Art fue una granja y hoy forma a artistas de todas partes del mundo. El Old Biscuit Mill, una fábrica de galletas del siglo XIX, acoge un mercado semanal de comida ecológica, tiendas de diseño, galerías de arte, etc. El Woodstock Exchange era el antiguo ‘Centro Industrial de Woodstock’ y se ha reconvertido en un moderno complejo de arte, diseño y tecnología. Allí se alojaron en 2011 los huéspedes del artista sudafricano Ricky Lee Gordon. Invitó a todo tipo de creadores a decorar las calles de Woodstock a través de su proyecto ‘A word of art’. Decenas de fachadas, antes grises y sucias, lucen hoy ilustraciones con firmas reconocidas, como la del alemán TIKA o la del colectivo español Boa Mistura.
La gentrificación de Woodstock y la apertura del MOCAA son sólo dos señales de que, por fin, el continente que buscaba su capital cultural ha encontrado su centro de gravedad.

Artículos relacionados

El Louvre y el Guggenheim comparten isla

Con cuatro museos y un centro cultural diseñados por cinco ganadores del premio Pritzker, la isla de Saadiyat, en Abu...

Oporto adelanta el reloj

Ha nacido el Oporto ‘cool’. La ciudad con la ‘saudade’ más vetusta del mundo es también la que tiene el...

Alemania sobre ruedas

“El segundo es el primero de los perdedores”, decía Ayrton Senna. Y Alemania se lo toma al pie de la...

Magia en La Habana

No sabemos si serán sus paredes chillonas o el ritmo frenético de su rumba, pero el callejón de Hamel hechiza…quizá...