>>>Compras ‘made in Baleares’
Foto: Abarca Pons

Compras ‘made in Baleares’

No solo partiremos con paisajes en las retinas. De Islas Baleares llevaremos abarcas, cerámicas y recuerdos de un rincón cuya artesanía forma parte de su esencia.
S

u sencillez y diversidad implican estilo y comodidad, reflejando la imagen y personalidad de la isla”. Así describen desde Mibo Cosits las clásicas abarcas o ‘menorquinas’, producto emblema de la artesanía de Islas Baleares. Ubicada en Es Migjorn Gran, un municipio de Menorca, esta empresa cuenta con una larga tradición de zapateros y se dedica casi en exclusiva a la elaboración de abarcas, el calzado tradicional de Menorca. Como RIA Menorca, en el municipio de Ferreries, que presume de más de 60 años de trayectoria en el sector y presenta trescientos modelos por temporada. O Avarca Pons, instalados en la Ciutadella. Su tercera generación de zapateros se distingue “por la combinación de técnicas artesanales con los procesos más innovadores”.

La venta de este calzado, que de llevarlo los humildes campesinos pasó a ser lucido por princesas y ‘celebrities’, es uno de los productos más vendidos en las islas, pero no el único. Vidrio, cerámica, bordados, piel, plata… La artesanía y las actividades tradicionales de Baleares forman parte de su patrimonio cultural, por lo que Turismo de las Islas Baleares propone cuatro rutas que invitan a descubrir los oficios ligados a su historia

Taller de abarcas Pons
Las abarcas auténticas llevan la etiqueta ‘Avarca de Menorca’.
Foto: Abarca Pons

Ferias de artesanía

Las ferias de artesanía tienen mucha presencia en las islas. En Ibiza, el recinto fortificado de Dalt Vila, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1999, acoge varias en verano. En La Mola, Formentera, se realizan, además de la venta, talleres donde los artesanos trabajan in situ.

Si Menorca apuesta por las abarcas, Mallorca propone un paseo por los alfareros del barro, herederos directos de la cultura popular mediterránea, rica en cerámicas, baldosas decoradas y tejas. Uno de los lugares donde apreciar esta técnica es en Marratxí, la tierra del barro, donde además de las ferias de artesanía, se encuentra el museo del barro, ubicado en un molino. La piedra es otro elemento muy trabajado en Mallorca, sobre todo en la Sierra de Tramuntana, donde se pueden visitar bancales de piedra en seco (pedra en sec), una técnica que usa la piedra, prácticamente sin cemento, como elemento primordial de sus construcciones.

 

El vidrio también tiene tradición en esta isla. Un ejemplo es la empresa familiar Lafiore. “Queremos que nuestras piezas sean apreciadas por su alto valor decorativo. La clave está en el dominio del arte del vidrio soplado como un trabajo artístico, con materias primas de primera calidad y un diseño innovador y actual en todas las creaciones”, explica Miguel Tortella, su director. De camino a Algaida, en la carretera de Manacor, puede visitarse también el Museo del Vidrio Gordiola, con piezas artísticas procedentes de los antiguos hornos, y cuyo exterior se asemeja a un castillo.

Artesanía de vidrio soplado
Lafiore sigue fiel a los sistemas de trabajo utilizados hace más de dos mil años, moldeando el vidrio antes de que se enfríe.
Foto: Lafiore

Un ‘souvenir’ gastronómico

El queso de Mahón, en Menorca, y las ensaimadas, en Mallorca, son dos productos típicos. El primero, con Denominación de Origen Protegida, se puede probar en el Mercat des Claustre. Por su parte, el Horno Santo Cristo, en Palma, es uno de los lugares emblemáticos donde comprar el dulce mallorquín.

La tercera ruta nos lleva hasta Ibiza, donde también el barro es un elemento primordial. Cerámicas artesanales decoradas con engobes y esgrafiadas, como platos, jarrones, lámparas, máscaras y bisutería.

También el cuero tiene mucha presencia en esta isla, especialmente desde que los hippies lo convirtieran en un modo de subsistencia, cuando llegaron en los años 60. Fue entonces cuando surgieron los mercadillos. El más famoso, con treinta años a sus espaldas, es el de Las Dalias, abierto todos los sábados del año. Moda adlib (de estilo ibicenco), bisutería, zapatos artesanales y antigüedades en un ambiente relajado donde también disfrutar de zumos naturales, cocina de fusión o un té en una jaima bereber.

Mercadillo Hippy Market Punta Arabí, Ibiza
El Hippy Market Punta Arabí abre todos los miércoles (de abril a octubre).
Foto: Artesia Wells / Shutterstock.com

El Hippy Market Punta Arabí, en el que trabajan más de 500 artesanos, es también ideal para hacerse con ropa, zapatos, bolsos y cinturones. O incluso con cervezas, artesanas por supuesto, como las que vende Óscar en el, “sin aditivos, sin filtrar, y de cinco sabores”. El flamenco, el rock de los años 70, la música electrónica y el afro-reggae, entre otra muchas fusiones, ponen la banda sonora al mercadillo más grande y antiguo de Ibiza.

 

En Formentera es frecuente hacerse con jerseys de lana, hechos a mano por campesinas autóctonas, o con joyas. Algunas de estas se realizan con hierro o madera reciclada lavada por el mar, recogiendo así el espíritu isleño. Los utensilios y herramientas utilizados para estos trabajos pueden ser admirados en el Museo de Etnografía, en el centro Sant Francesc Xavier.

Los artesanos de Baleares son polivalentes y reconocidos en todo el mundo. Obras hechas con las manos, tras años de experiencia heredada de generación en generación. Delicadeza para recorrer, por medio de oficios ligados a la tierra, rutas que con esa misma pulcritud, deteniéndose en cada detalle, te hacen entender estas islas a través de sus productos. Imposible no marcharse con un recuerdo en la maleta.

Artículos relacionados

Ibiza y Formentera, pedaleos contra sus tópicos

Además de ofrecer fiesta y calas idílicas dignas de Instagram, Ibiza y Formentera se presentan como el destino natural para...

Formentera: el edén abre todo el año

‘Bienvenidos al paraíso’, reza el eslogan de ses Illetes. Y presume porque puede. La playa más famosa de Formentera combina...

Baleares: vinos de sol y agua

No son Rioja ni Ribera, y ni falta que les hace. Los vinos de Baleares tiran de historia y de...

Menorca y el regreso a los ritmos lentos

Bienestar para el cuerpo y la mente, escapadas ‘detox’ para desconectar de la rutina, del ruido. La isla de Menorca...