>>>‘Colgados’ del equilibrio

‘Colgados’ del equilibrio

No son funambulistas. Tampoco alpinistas. Pero tienen mucho de ambos espíritus. Son los valientes que no miran abajo mientras practican ‘highline’, el más temerario de los deportes de equilibrio.
E

stá acostumbrado a vivir ‘colgado’. “Sketchy Andy” –así es cómo se conoce a Andy Lewis– es un californiano de 30 años que ha revolucionado la técnica del ‘slackline’ y del ‘highline’. Un gurú en la manera de entender estas disciplinas basadas en el equilibrio. El ‘slackline’ surgió en la década de los 80 en Estados Unidos como una forma de entrenamiento para escaladores. Consiste en recorrer una cinta colocada entre dos puntos, normalmente dos árboles. Paso a paso se convirtió en una actividad en sí misma.

En la versión de altura, el ‘highline’, los principios son los mismos, pero el suelo queda algo más lejos. A 20 metros como mínimo. Se parece al funambulismo, pero es más cañero. No utilizan el volatín como ayuda al equilibrio, y en vez del cable, recorren una cinta o cuerda. Eso sí, cuentan con un arnés de seguridad. Por aquello de probar piruetas y por la gran distancia que les separa del suelo. Este deporte tiene una legión de seguidores por todo el mundo, fundamentalmente en Estados Unidos y Europa.

En Moab las cuerdas más largas superan los 50 metros de longitud.
Foto: ©Keith Robinson

Más difícil todavía

En la modalidad ‘trickline’ también se pueden dar saltos sobre la cuerda. Una de las más complicadas es ‘rodeoline’: la cuerda no está tensa, lo que provoca que quede baja y en forma de U. Así, conseguir el equilibrio es todo un reto.

Lewis empezó a practicar ‘slackline’ en 2004, y no se ha bajado de la cuerda desde entonces: “Lo que más me gusta de esta disciplina es que no hay límites. Más largo, más alto, más rotaciones, trucos más complicados… Todo es posible, y lo infinito es alucinante”. Él está detrás de la creación de encuentros y festivales para amantes de esta disciplina como el GGBY (Gobble Gobble Bitches Yeah) en Moab, al sur del río Colorado (Utah). Para Andy es la frontera final: “Tiene tal belleza y desafíos por explorar… Es naturalmente único e increíblemente intrépido”.

Están preparando el siguiente GGBY aunque se impone el secretismo en torno a su organización. De nuevo, en Moab. Allí fabricaron en 2014 la hamaca más grande y alta del mundo. Hecha de cuerda, estaba suspendida a 150 metros del suelo. Desde allí, practicaban salto BASE. Pero los “Monos de Moab” se van superando porque en 2015 ya colgaron dos hamacas.

La hamaca o tela de araña se conoce como ‘spacenet’.
Foto: ©Keith Robinson

Lejos de “su cañón”, “Sketchy Andy” recomienda Europa como continente a explorar en el ámbito del ‘slackline’. “La comunidad del ‘highline’ y del ‘longline’ (cuerdas que superan los 30 metros de largo) es cada vez más potente allí y tienen mucho que decir y transmitir a quienes estén interesados en este mundo”, asegura.

Para practicar ‘highline’ se necesita una equipo especial, arnés con punto de anclaje incluido.
Foto: ayoyyy via Visualhunt / CC BY-NC-SA

En los Dolomitas (Italia), Hayley Ashburn, compañera de aventuras de Lewis, consiguió completar los 52 metros que separan las dos torres Vajolet. A 2.800 metros de altitud, necesitó dos días y unos 60 intentos. Lugar habitual para los amantes de esta disciplina, nadie lo había conseguido antes en invierno. “El miedo es el asesino de la mente, el miedo es la pequeña muerte que trae la obliteración total. Enfrentaré mi miedo. Le permitiré pasar sobre y a través de mí. Y cuando mi miedo se haya ido, solo yo permaneceré”. No son palabras de Ashburn, sino un extracto de ‘Dune’ la novela de Frank Herbert. La ‘slackliner’ las toma prestadas para definir el reto de los Dolomitas. Razón y arrestos no le faltan.

Artículos relacionados

Texas al natural

Ni ranchos ni rodeos ni botas de cowboy. Prometemos no mencionarlos al hablar de Texas. ¿Qué nos queda entonces? Naturaleza...

Barrios que resucitan

¿Puede un suburbio marginal convertirse en el barrio más ‘guapo’ de la ciudad? Nueva York, Barcelona, Hong Kong y Buenos...

El desierto que se comió Kolmanskop

Vivió su máximo esplendor durante la primera mitad del siglo XX gracias a los diamantes que escondían sus tierras. Hoy...

La cueva más grande del mundo

En Vietnam, el remoto pueblo Son Trach ‘esconde’ la cueva Son Doong, gran estrella del Parque Nacional Phong Nha-Kẻ Bàng.