>>>Ciudad del Cabo al natural

Ciudad del Cabo al natural

Una playa llena de pingüinos, montañas que parecen posar para ti, reservas naturales con tesoros bajo tierra y viñedos que se pierden en el horizonte. La naturaleza se abre paso en Ciudad del Cabo. Y nosotros la perseguimos.
N

o hace tanto tiempo que los leopardos se paseaban por la cima de Table Mountain. En las playas de Muizenberg había hipopótamos y en los campos que ahora ocupan los mejores viñedos de Sudáfrica pastaban cebras. Hoy encontramos rascacielos futuristas y estadios de diseño, pero Ciudad del Cabo no ha abandonado del todo sus raíces. Todavía es posible escaparse de la ciudad y reencontrarse con su lado más salvaje: respirar profundo en la cima de una montaña, ver atardecer desde un acantilado y descubrir flores desconocidas. Siente la llamada de la naturaleza en los paisajes más espectaculares de ‘la Ciudad Madre’.

Teleférico de Table Mountain
La Montaña de la Mesa (Table Mountain)

Considerada una de las siete nuevas maravillas naturales del mundo, Table Mountain domina el paisaje de Ciudad del Cabo desde las alturas. Esta meseta de tres kilómetros de largo que fuera una vez el fondo de un valle es hoy un reto para los más aventureros. Existen varias rutas hacia su cima, aunque los que quieran disfrutar de las vistas sin calzarse las botas de montaña pueden coger su teleférico, operativo desde 1929. Una vez arriba, la panorámica es inolvidable: por un lado, el reino floral más pequeño de la tierra, con más de 1470 especies, muchas de ellas endémicas. Por otro, la ciudad, con el Cape Town Stadium brillando entre los edificios y rodeada por el azul del mar y el verde dramático del Table Mountain National Park.

Lion's Head
La Cabeza del León (Lion’s Head)

Desde Table Mountain se obtiene una de las mejores perspectivas de Lion’s Head, un pico con vistas 360 grados de la ciudad, la costa atlántica, la cordillera de los Doce Apóstoles y la propia Montaña de la Mesa. El camino hasta él es relativamente fácil –puede hacerse en unas dos horas–, aunque haya que ‘escalar’ con ayuda de unas cadenas entre las rocas en algunos tramos. Se trata de uno de los lugares más ‘instagrameables’ de Sudáfrica, y aunque es conocido por la luz de sus atardeceres, se ha puesto de moda subirlo bajo la luz de la luna llena.

Boulder's Beach
El refugio de los pingüinos

Una colonia de más de 3000 pingüinos africanos campa a sus anchas por Boulders Beach, en las afueras de Ciudad del Cabo, cerca de Simon’s Town. En peligro de extinción desde hace décadas, han conseguido mantenerse gracias a un gran esfuerzo de conservación por parte de las autoridades. Ellos, ajenos a todo lo que les rodea, corretean por la arena blanca de la playa, aprovechan para darse un chapuzón en la bahía o posan para los turistas que les observan desde las pasarelas de madera.

Eagle’s Nest
Una copa de vino con vista de águila

Sudáfrica es famosa por sus safaris, su naturaleza… y sus vinos. Y en los alrededores de Ciudad del Cabo se encuentran algunos de los mejores viñedos del país. El valle de Constantia, a menos de 20 kilómetros de la ciudad, es uno de los destinos preferidos para los amantes del enoturismo. Su ruta del vino pasa por varias bodegas, entre ellas Eagle’s Nest, en las laderas de las montañas de Constantiaberg, que además de cosechar éxitos con su Sauvignon Blanc, se preocupa por la conservación del águila negra africana, presente en la zona.

Reserva Natural Silvermine
Flores únicas

La rica biodiversidad de Ciudad del Cabo tiene nombre propio: ‘fynbos’. Esta palabra de origen holandés sirve para denominar la vegetación de hoja fina característica de la Región Florística del Cabo. La Unesco define este área protegida como “una de las zonas de biodiversidad vegetal más importantes de nuestro planeta”. Se encuentra en lugares como el Table Mountain National Park, el Jardín Botánico Kirstenbosch y el Cabo de Buena Esperanza. O en la reserva natural de Silvermine, donde se puede caminar entre más de 900 especies diferentes de vegetación.

Artículos relacionados

Un continente en busca de capital (artística)

El arte africano reivindica su lugar en el mundo y se consolida en Ciudad del Cabo, capital de la expresión...

“La isla de Skye es uno de los mejores sitios del mundo para montar en bici”

Tiene más de 200 millones de visitas en Youtube. No importa si es en lo alto de un acantilado, por...

Un isla prehistórica entre las nubes

Entre Brasil y Venezuela emerge el monte Roraima, una meseta prehistórica que alberga ‘hoteles’ y jacuzzis naturales desde los que...

St. Andrews, abierto para jugar

Solo sucede dos veces al año. No es ningún fenómeno meteorológico, pero los aficionados al golf señalan en rojo en...