>>>Chicago, de gánster a ‘hipster’
Los clubs de jazz llenan la noche de Chicago. En Green Mill, uno de los locales más antiguos se puede leer “Al Capone bebió aquí a menudo”.
Foto: neal-kharawala__Unsplash

Chicago, de gánster a ‘hipster’

Chicago no presume de ser hipster, y por eso lo es. Los jóvenes modernos aquí no hacen ruido. Se desplazan en bicicleta, comen perritos calientes y beben cerveza artesanal mientras escuchan música en antros reacondicionados.
F

igura en la lista de las ciudades más modernas junto con Portland, Austin, Nueva York y San Francisco. Aun así, la autoproclamada ciudad del viento, huye de los estereotipos y no muestra demasiados excesos ‘trendy’. Desde su célebre lago Michigan se puede contemplar el hogar de los primeros rascacielos de Estados Unidos y el segundo edificio más alto del país, la Torre Willis, reconstruida después del gran incendio de 1871.

Chicago es vieja conocida, sobre todo en el cine, por el crimen organizado durante el periodo de la ley seca, entre 1919 y 1933, hasta el punto de contar con rutas turísticas para visitar los lugares más emblemáticos por donde pasaron Al Capone y Bugs Moran. Gánsters legendarios de la ciudad que comparten con los contemporáneos hipsters su amor por los bajos fondos (gentrificados en la actualidad, eso sí).

Interior Sawada Coffee en Chicago
En Sawada Coffee, una especie de cobertizo industrial muy de moda entre la comunidad hipster, encontramos mezclas imposibles como su bebida estrella Military Latte, que junta té japonés y café espresso.
Foto: patrick-tomasso_Unsplash

Irreductible ‘american taste’

El restaurante Bangers & Lace representa el amor de Chicago por las salchichas y la buena cerveza, algo que nunca pasa de moda. Tiendas de donuts artesanales, restaurantes veganos y menús ecológicos, conviven con las grasientas pizzas de Lou Malnatis y el mejor perrito caliente del país desde 1948, en Superdawg.

Más allá de grandes eventos como el festival de música Lollapalooza o el encuentro de tendencias gastronómicas Taste of Chicago, el pulso cultural lo marcan los innumerables clubs de jazz y la tradición de pequeñas salas que ofrecen obras, exposiciones y conciertos. De los más de 200 teatros en Chicago, la mayoría son compañías independientes con aforo para menos de 70 personas. Steep Theatre y la imaginativa propuesta The House son ejemplos de ello.

La autenticidad de Chicago reside en su falta de pretensiones y en la gran variedad de subgrupos y culturas que conviven en ella. “La gente aquí adopta un enfoque personal muy fuerte. Un estilo que es discreto, no obvio ni exagerado”, afirman Shane Gabier y Christopher Peters, estudiantes del Instituto de Arte de Chicago y fundadores del proyecto de moda Creatures of the Wind.

Edificio Flat Iron Arts Building en Chicago.
Más de 30 galerías abren sus puertas una vez al mes para la Pilsen East Artists Open House, en el Distrito de las Artes. Ese día se pueden explorar los estudios de artistas y las diferentes exposiciones.
Foto: David Hilowitz via VisualHunt.com

Wicker Park es uno de los barrios más modernos de Estados Unidos y sirve desde los años 80 como hervidero de ideas. John Cusack tenía aquí su tienda de discos en la película de culto ‘Alta Fidelidad’. A lo largo de los años, el barrio ha sufrido una serie de liftings y se ha convertido en el territorio perfecto para habitantes cool. Sus intersecciones (seis esquinas) de Milwaukee, North y Damen albergan la mítica sala de conciertos The Double Door, la tienda de vinilos llena de espíritu ‘second hand’ Reckless Records, y el icónico Flat Iron Arts Building, punto de encuentro para artistas y músicos de todas las disciplinas desde hace décadas.

La vanguardia artística ha encontrado su foco en el barrio de Pilsen. Conocido por la mezcla de nacionalidades y su comida mexicana, destacan sus murales callejeros como el vibrante “Increíbles Las Cosas Q’ Se Ven”, del artista Jeff Zimmermann, y las numerosas galerías de arte. En torno a estas, taquerías como Cantón Regio, de la familia Gutierrez, vecinos ilustres del barrio desde hace más de 50 años, y otras curiosidades como el museo y tienda Architectural Artifacts, más de 7.000 metros cuadrados de objetos antiguos extraordinarios.

El nuevo ‘hype’ este 2017 es el barrio del West Side, Ukrainian Village. Iglesias ortodoxas, museos y viejos delis ucranianos, se entremezclan con tiendas de moda, restaurantes y locales cada vez más populares como Rainbo Club.

Con su pose snob y el viento que la empuja, Chicago se mueve deprisa, como diría Mark Twain “Es imposible que el visitante ocasional trate de mantenerse al día con Chicago, que supera sus profecías más rápido de lo que puede hacerlas. Esta ciudad es siempre una novedad, porque nunca es el Chicago que viste cuando estuviste la última vez”.

Artículos relacionados

Los monumentos de LEGO

64.000 piezas de LEGO son las protagonistas de la exposición ‘Brick by Brick’ en el Museo de Ciencia e Industria...

Rock in Río enciende Lisboa

La capital portuguesa se prepara para corear los estribillos de Bruce Springsteen, Queen+Adam Lambert, Maroon 5 y Avicii en el...

Oslo: planes baratos en la ciudad más cara

Oslo, recurrente en las listas de capitales europeas más caras, tiene un alma generosa y económica: sus parques, sus museos...

La maravillosa vida breve de Bowie

David Bowie, el Duque Blanco, no ha muerto; tampoco está camino del espacio; sigue en Nueva York, en el SoHo,...