>>>Cartagena ya tiene quien le escriba

Cartagena ya tiene quien le escriba

La familia de Gabriel García Márquez ha anunciado que los restos del premio Nobel reposarán finalmente en la ciudad caribeña donde se forjó como periodista y escritor.
Cuentan sus biógrafos que pasó su primera noche durmiendo en un banco en la Plaza de Bolívar. Poco después empezaría a trabajar como periodista en el diario ‘El Universal’. El resto es ya historia de la literatura. Cartagena de Indias marcó para siempre a Gabriel García Márquez. Entre sus plazas de suelo empedrado y sus fachadas coloridas se creó como escritor, fogueándose primero como periodista en el que, como lo definía, era “el mejor oficio del mundo”. Dentro de su ciudad amurallada nacieron novelas como ‘El amor en los tiempos del cólera’ y ‘De amor y otros demonios’. Cartagena inspiraba a Gabo.
Carnaval en Cartagena de Indias
Foto: Andrey_Gontarev

Aquí sí hay playas

No son su punto más fuerte, en comparación con la ciudad. Pero el Caribe es el Caribe. Desde Cartagena es fácil acceder a algunas de sus playas más próximas. Bocagrande es la más concurrida, la Boquilla o El laguito, más tranquilas, aunque algo más alejadas. Si se quiere arena blanca, Barú, al sur de la ciudad.

Quizá fuese el encanto colonial protegido por la larga muralla. En Cartagena no se ha detenido el tiempo, como suele repetir el tópico. Aquí han sido sus ciudadanos quienes han cuidado con mimo su ciudad, que desde que fuera nombrada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco ha sido restaurada cuidando la maqueta original. O puede que fuese su aroma a ciudad caribeña, el calor en las calles o las ‘parrandas’ que se organizan tanto dentro como fuera de la zona amurallada.
Cartagena, antes que Cartagena, fue Calamarí, ‘cangrejo’ en lengua indígena. Su historia precolombina puede conocerse hoy en el Museo del Oro Zenú, en la Plaza de Bolívar, donde destacan la artesanía y los trabajos de orfebrería de aquella época. La ciudad tal y como la conocemos fue fundada en 1533 por Pedro de Heredia, aunque contó con la ayuda de la india Catalina que ejerció de traductora. Una estatua a la entrada de la Ciudad Vieja recuerda a la joven indígena.
Iglesia San Pedro Claver en una de las plazas
Dentro de las murallas está el casco histórico, un lugar para pasear entre casas coloniales de fachadas amarillas y de colores pastel, la mayoría con entre cuatro y cinco siglos de antigüedad, o entre sus numerosas plazas e iglesias. La más antigua es la iglesia y convento de Santo Domingo, que empezó a construirse a finales del siglo XVI, casi en paralelo a las murallas, aunque estas fueron finalizadas casi dos siglos más tarde.
Murales en el barrio Getsemaní
Foto: Gary Tognoni
Conviene perderse por sus calles para encontrar tesoros como el Portal de los Dulces, en la Plaza de los Coches. Allí las ancianas palenqueras endulzan el amargo pasado de la plaza con caramelos artesanales. Imprescindibles son también la Puerta del Reloj y las Bóvedas: en su día alojaron cuarteles y cárceles, pero hoy son galerías de arte y bares. Aunque los mejores sitios donde ir a echar un trago están en la calle del Arsenal, porque sus pintorescas casas alojan los restaurantes, boutiques y discotecas de moda. Sus balcones de madera tienen vistas a la bahía y al Castillo de San Felipe de Barajas. Es el lugar ideal para que a uno lo pille el amanecer bailando. Aunque también se puede emular a Hillary Clinton y pasar la noche en Getsemaní, a pocos metros, considerado el barrio más ‘cool’ de la ciudad. Allí pillaron a la política en un bar en 2012. Estaría, seguramente, preguntando cómo llegar desde allí a Macondo.

Artículos relacionados

Barrios que resucitan

¿Puede un suburbio marginal convertirse en el barrio más ‘guapo’ de la ciudad? Nueva York, Barcelona, Hong Kong y Buenos...

La huella de Zaha Hadid

El legado de la mujer que revolucionó la arquitectura pervive y se sigue expandiendo. Londres, Riad o Pekín esperan para...

Kotor, la (ex) gran desconocida

Se ha colado en todos los ránkings de “lugares que visitar en 2016”, por eso tienes que ir antes de...

El tobogán preferido de Los Ángeles

Tres centímetros de cristal te separan del abismo en el Skyslide, la nueva atracción del US Bank Tower.