>>>Camboya no es solo Angkor Wat

Camboya no es solo Angkor Wat

El complejo religioso, uno de los más grandes y fascinantes del mundo, eclipsa las otras maravillas del país. Prepárate para conocer lugares que no aparecen en las revistas de viajes.
N

o se puede ir a Camboya y no visitar Angkor Wat. Eso lo sabe hasta Lara Croft. Este templo es el mejor conservado del complejo de Angkor, el yacimiento arqueológico más importante del país. Entre las selvas y monumentos de este conjunto arqueológico se rodó parte de la película ‘Tomb Raider’. De ahí que los locales llaman a Ta Prohm “el templo de Angelina Jolie”. No es que Angkor necesitara publicidad –es una de las siete maravillas del mundo moderno y Patrimonio de la Humanidad desde 1992–, pero el estreno de la película atrajo todavía más visitantes. No hay viaje al sudeste asiático que no lo incluya en su itinerario, aunque sea para una visita corta, de uno o dos días. Y eso es algo positivo, ya que el resto del país está por explorar. A nosotros, amantes de los paisajes solitarios y los rincones auténticos, no hay nada que nos guste más.

Se puede comenzar la expedición por la provincia de Ratanakiri, considerada la capital del ecoturismo camboyano por las posibilidades que ofrece su naturaleza sin límites. Se sitúa al noreste del país y en ella habitan grupos de ocho tribus étnicas, muchos de las cuales viven en pequeños pueblos escondidos entre la jungla y las colinas. Uno de los principales atractivos de la zona es Yeak Laom Lake, un lago situado en un cráter volcánico formado en una erupción hace 4.000 años. Es perfecto para nadar, hacer un picnic y dejarse contagiar por la tranquilidad de la vida rural. La mayoría de los habitantes de Ratanakiri son agricultores que viven de sus propias cosechas, aunque también se pueden ver plantaciones de cacahuetes y anacardos en los alrededores de su capital, Banlung.

Agricultores en Camboya
La agricultura es el principal modo de vida de los camboyanos que viven en zonas rurales. Hay grandes plantaciones de arroz, pimienta, anacardos, caucho…

Delfines de agua dulce

Kratie, a las orillas del río Mekong, es el mejor lugar para la observación de los delfines de Irrawaddy, unos delfines característicos del sudeste asiático que se encuentran en peligro de extinción. Desde esta pequeña ciudad se organizan excursiones para verlos de cerca.

Además de conocer los lagos volcánicos, bosques y cascadas de Ratanakiri, es recomendable hacer una excursión por el parque nacional Virachey, la zona protegida más grande de Camboya, con 3.325 kilómetros cuadrados. Se encuentra aproximadamente a una hora de la capital de la provincia (o cuatro o cinco en la época de lluvias). Aquí se ofrecen varias actividades guiadas con estancias de dos a siete noches que incluyen trekking, camping en la jungla y visitas a los pueblos indígenas.

 

Mondulkiri, al este de Camboya, lucha por conservar sus bosques frondosos frente a la ambición por conseguir los minerales que esconde su tierra roja. La naturaleza va ganando la batalla, especialmente en las cercanías de sus “poderosas” cascadas. Así las definen los locales, y al situarse frente a Boo Sra no hay duda de por qué. Se divide en tres niveles, aunque solo pueden alcanzarse los dos primeros. Su caudal varía en función de la temporada, pero siempre impresiona. No es la única cascada de esta zona, conocida como la ‘Suiza de Camboya’ por sus abundantes colinas y lagos. Sen Monorum, a cinco kilómetros de la principal ciudad de la provincia, y Rum Near también son buenas opciones.

Muelle en Sihanoukville
Sihanoukville ofrece las ventajas de todas las ciudades portuarias: delicioso marisco fresco y facilidades para contratar actividades acuáticas como snorkel o buceo.

La costa es otro de los reclamos fuera del circuito turístico habitual. Sihanoukville es el destino principal, con playas de arena blanca bañadas por las aguas templadas del golfo de Tailandia. Aquí se pueden encontrar desde ‘resorts’ de cinco estrellas a ‘guesthouses’ para mochileros, en función del presupuesto. A 40 kilómetros surge la ‘isla secreta’ de Koh Rong, una de las más bellas de la región, con aguas turquesas, cocoteros y 23 playas hasta hace poco desiertas.

Templo y monje en el complejo de Angkor
En Angkor se encuentran los restos de las antiguas capitales del Imperio Jémer, hoy cubiertas por la vegetación.

Y para acabar, una visita al complejo de Angkor (ya hemos dicho que era obligatorio). Porque una cosa es que Camboya no sea solo Angkor Wat, pero otra muy distinta es viajar hasta aquí y no disfrutar de esa maravilla.

Artículos relacionados

El templo perdido de Ta Prohm

Durante siglos pareció que se lo había tragado la tierra. Cuando fue redescubierto por el hombre, el templo más fascinante...

Viaja a ‘Juego de Tronos’

La sexta temporada “is coming”. El 24 de abril regresa a la pequeña pantalla una de las series más esperadas....

Raíles de cinco estrellas

Nunca ha sido tan obvio: lo que importa no es llegar sino el camino recorrido. Más aún si te llevamos...

“Un anillo para enamorarlos a todos”

Frodo y Gollum estarían de acuerdo: hay un anillo mejor que el de Sauron y está en Irlanda.