>>>Buceando en el mar Rojo

Buceando en el mar Rojo

El paraíso de los submarinistas está a dos mil metros de profundidad en las aguas del océano Índico. Que no te engañe su nombre: sus aguas son cristalinas.
Lo primero que debes saber sobre el mar Rojo es que ni es exactamente un mar, ni es completamente rojo. En realidad se trata de un golfo del océano Índico entre África y Asia y se denomina así por las algas que colorean sus aguas con un tono entre pardo y rojizo.
Pero, submarinistas del mundo, no os preocupéis, porque sus cristalinas aguas permiten una visibilidad de hasta cuarenta metros, y son perfectas para descubrir toda la vida que se mueve entre sus olas: paredes verticales, jardines de coral, tiburones ballena, martillos o el temible tiburón longimanus, conocido como tiburón oceánico de puntas blancas, entre otros. Además de su rica biodiversidad , formada por las más de mil especies de invertebrados, cientos de tipos de peces y más de doscientas cincuenta variedades de coral, esconde otros secretos: restos de naufragios y batallas entre los que podrás bucear y quién sabe si encontrar algún tesoro.

¿Cuándo ir?

Puedes bucear en el mar Rojo en cualquier época del año, aunque si quieres ver de cerca al tiburón ballena, uno de sus grandes atractivos, podrás hacerlo sólo desde finales de mayo hasta finales de julio, en la zona norte.

Si viajas hasta el aquí, podrás escoger entre dos rutas: la norte o la sur. En la zona norte se encuentra Sharm el Sheikh, uno de los mejores destinos de buceo de todo el mundo, desde donde puede llegarse a otros lugares como el Estrecho de Tirán o el Parque Nacional de Ras Mohammed, donde encontrarás desde pequeños peces de arrecife hasta motos y locomotoras. Estas últimas son parte de los restos del naufragio del Thistlegorm, derribado por los alemanes en la II Guerra Mundial y hoy uno de los sitios preferidos por los submarinistas para explorar. Donde también encontrarás restos de barcos hundidos es en Hurghada. Hay varios y de distintas épocas, y resulta sobrecogedor pasar flotando entre tantas historias sepultadas en el fondo del mar. También hay arrecifes coralinos en los que nadar con delfines mulares, tortugas, atunes, barracudas o tiburones longimanus.
La ruta sur no es tan conocida como la norte y está más enfocada al buceo profesional. Destaca por sus corales, mejor conservados que los del norte. En Marsa Alam, puedes ir en busca de dugongos, vacas de mar que, como no podía ser de otra manera, se encuentran en las praderas…de arena. Desde Marsa Alam también encontrarás otros puntos de buceo de la zona, como Elphinstone o la casa de los delfines, Dolphin House, donde practicar ‘snorkel’ junto a ellos durante todo el año. En el sur también está una de las inmersiones más fotogénicas, en Shaa Claudia. Sus cavernas crean un juego de luces perfecto para aquellos a los que les guste documentar la experiencia en vídeo.
Para bucear en el mar Rojo puedes contratar cruceros especializados o hacerlo desde resorts y hoteles. La mayoría planifican distintas excursiones submarinistas, especialmente para los principiantes, aunque las hay de todos los niveles. Y ya que estás haz una excursión a El Cairo y conoce en primera persona una de las civilizaciones más fascinantes. No hace falta que separes las aguas como Moisés, tienes varias opciones de transporte para llegar más fácilmente.

Artículos relacionados

Islas Caimán, no solo para millonarios

¿Por qué querrás ir a las Islas Caimán aunque no tengas millones para abrir una cuenta en un banco? En...

Texas al natural

Ni ranchos ni rodeos ni botas de cowboy. Prometemos no mencionarlos al hablar de Texas. ¿Qué nos queda entonces? Naturaleza...

Buceando entre pingüinos

Una de las experiencias de submarinismo más extremas es bucear bajo el hielo. Si aguantas estas bajísimas temperaturas, podrás disfrutar...

Bucear dentro del volcán

Di aloha a la bahía de Hanauma, cuya playa se dibuja bajo la forma de un cráter volcánico.