>>>Borneo para principiantes
Orangutanes de Borneo.

Borneo para principiantes

En la tercera isla más grande del mundo, los orangutanes son los reyes. Después de hacerles una visita a sus majestades, aprovecha estas pistas para sacar el mejor partido al lado malayo de Borneo.
S

abrías situar Borneo en un mapa? Primera pista: es una isla (y no cualquiera, la tercera más grande del mundo). Segunda pista: se encuentra en el sudeste asiático central. Y tercera: su territorio está dividido administrativamente en tres (Malasia, Brunei, Indonesia). ¿Lo tienes? Bien, pues ya has dado el primer paso para visitar Sarawak y Sabah, las dos provincias malasias de este rincón del mundo aún poco conocido por el turismo.

Una vez aprendida la teoría, es momento de pasar a la práctica. La manera más habitual de llegar a Borneo es haciendo escala en Kuala Lumpur, la capital malasia situada en territorio peninsular. Desde allí salen vuelos a Kuching (capital de la provincia de Sarawak). En tu primer destino en Borneo esperan parques, jardines, edificios históricos, pintorescos mercados, centros comerciales… Es el punto de partida para explorar la vasta naturaleza de Sarawak.

Kuching.
Kuching significa “ciudad de los gatos”, aunque no es habitual cruzarse con ellos por la calle.

Los manglares, favorecidos por el clima caluroso y húmedo, están entre los tesoros naturales más valiosos de la provincia. De hecho, la costa oeste es la más protegida de la isla. En la misma excursión, junto a las desembocaduras de los ríos, es posible avistar delfines. Un trayecto en barca hasta las islas Satang aumentará tus posibilidades de ver a estos cetáceos.
 

Pero si hay un animal ligado a la identidad de Borneo ese es el orangután. El primer acercamiento a este gran primate puede darse en la Reserva Natural de Semenggoh. A unos 20 kilómetros al sur de Kuching, es una colonia de orangutanes que vive en semi-libertad, aunque bastante acostumbrados a los humanos gracias al contacto que mantienen con sus cuidadores durante la hora de la comida. Es entonces cuando descienden de sus árboles e interactúan también con los visitantes.

Sarawak.
En zonas como los parques nacionales de Sarawak se trabaja en un turismo sostenible y responsable con el medio ambiente.

La otra gran provincia de Borneo perteneciente a Malasia es Sabah, en el extremo norte de la isla. Para llegar hasta allí desde Sarawak, lo más fácil es tomar un vuelo desde Kuching hasta Kota Kinabalu, la capital de Sabah. Pasar una noche en la ciudad no es mala idea. El mejor plan es recorrer su colorido mercado nocturno donde se preparan platos locales. Prueba el ‘roti canai’, un pan típico al que se le añaden rellenos como curris, huevo frito o mermelada de coco.
 
Y de allí, a Poring Hot Springs que, gracias a sus aguas termales a las que se atribuyen propiedades terapéuticas, se ha convertido en el retiro perfecto de fin de semana para los locales. Tras un baño relajante, podrás visitar su granja de mariposas, un centro de conservación de orquídeas y un jardín tropical. Poring Hot Springs forma parte del Parque Nacional Kinabalu, donde también se encuentra el monte Kinabalu (4095 metros), el pico más alto de Asia del Sur.

Río Kinabatangan.
Al río Kinabatangan se le conoce como “el Amazonas de Borneo”.

A unos 300 kilómetros hacia el este se llega a Sandakan, antigua capital colonial británica y conocida también como “la pequeña Hong Kong”. Hasta aquí llegan los amantes de la naturaleza reclamados por el santuario del Parque Nacional de la isla de las Tortugas. La mejor época para visitarlo es en julio y agosto, durante el desove. Fuera de esas fechas, es más interesante parar en el centro de rehabilitación de orangutanes y del oso malayo de Sepilok.

Aunque si lo tuyo es la naturaleza en estado puro, debes fijar tu destino en la aldea de Sukau, a orillas del río Kinabatangan, donde se concentra la mayor muestra de vida salvaje de Malasia. Con 560 kilómetros de extensión, es el segundo río más largo del país. Desde 1997, sus últimos 100 kilómetros están declarados zona protegida, y desde 2006, santuario de animales. La forma más respetuosa de visitar la zona es en barca, al amanecer, después de haber dormido en alguno de los campamentos instalados en los alrededores de Sukau. Así dejarás de ser principiante en Borneo y pasarás a nivel experto.

Artículos relacionados

Amante de la naturaleza, Sabah es el viaje de tu vida

En el exterior, tres mares; en el interior, los bosques más viejos del mundo donde reinan los orangutanes. Y más...

5 formas de ‘exprimir’ Sabah, el último paraíso

Olvídate de Tailandia, el nuevo ‘must’ exótico está en Malasia. Descubre todas las posibilidades que ofrece Sabah, un destino que...

Un museo para los “locos” de los gatos

Si los motivos felinos inundan tu ropa y amas a tu gato más que a tu pareja, el primer museo...

Malasia: capital Metrópolis

48 horas en Kuala Lumpur: o cómo posar en las Petronas como un superhéroe, disfrutar del mejor pollo a la...