>>>Bodrum, el Saint-Tropez turco

Bodrum, el Saint-Tropez turco

“Paraíso de eternos azules”, según Homero. Diez siglos después, la ciudad portuaria turca tienta por otros motivos a curiosos, ‘bon vivants’ y ‘jet-setters’ que incrementan su censo cada verano.
T
u estado de ánimo es tu destino”, decía el historiador griego Herodoto, originario de la que entonces se conocía como Halicarnaso. En la actual Bodrum es el destino el que dictamina el ánimo, con su alegría de vivir y su loca exuberancia.
Aunque hoy se asocie este vergel a la diversión y al placer más exclusivos, hasta hace unos años era un pueblo de pescadores donde se arrinconaba a los disidentes de la entonces recién nacida República de Turquía. Uno de ellos, el escritor Cevat Şakir Kabaağaçlı, llegó a Bodrum en 1925. Fue tal su flechazo que contagió a toda una generación de artistas y escritores, que no han dejado de darse cita en este dominio del Egeo desde mediados de los 40.
Varias cadenas internacionales poseen resorts en la costa con todas las comodidades.

Para ‘shopping victims’

A 100 kilómetros al norte de Bodrum se encuentra Kusadasi. Un antiguo pueblecito de pescadores y actual estación balnearia donde hacen escala cruceros del mundo entero debido a su cercanía con las ruinas de Éfeso. Es famosa sobre todo por su oferta de ‘shopping’ de objetos de cuero, textil, orfebrería, cerámica y joyería.

Ese fue el despertar de la leyenda de Bodrum, pero no de su historia. Su glorioso pasado aún puede leerse en las piedras. Rincones como el Mausoleo de Halicarnaso, una de las siete maravillas del mundo antiguo, o el Castillo de San Pedro, construido con los caballeros de Malta y que hoy hace las funciones de Museo de Arqueología Submarina, son dos de sus recordatorios.
La mayoría de visitantes no buscan las huellas de la invasión de Alejandro Magno. Llegan por su clima, su magnífica bahía y sus aguas limpias. También por la gentrificación de alto nivel adquisitivo que ha vivido en las últimas fechas. Los modernos arqueólogos de tendencias encuentran hallazgos como la discoteca más famosa del país, Halikarnas y su restaurante ‘posh’, Secret Garden, diseñado por Jade Jagger; o Billionaire Club, con el que Flavio Briatore reinventó las bases del elitismo y el glamour. Un club en una isla privada con una piscina de 700 metros cuadrados donde modelos, famosos y gente guapa bailan al ritmo que marcan el DJ.
Esta zona del Egeo se conoce como ‘la Riviera turca’.
A Bodrum llegan cada día cientos de turistas, en su mayoría jóvenes en busca de diversión. Invaden sus playas, nadan durante el día y en sus noches agitadas asaltan los ‘bistrots’ al aire libre, las discotecas y los bares de las calles Cumhuriyet y Dr. Alim Bey, divirtiéndose hasta el amanecer. En el puerto de Palmarina rivalizan los últimos yates presentados en el Miami Yacht Show, a medio camino entre la elegancia y el ‘bling bling’ más ostentoso. Amantes de los deportes náuticos menos pudientes tienen la opción de alquilar goletas por días y recorrer las deliciosas caletas e islotes del litoral.
El Castillo de San Pedro fue reconstruido con las piedras del mausoleo de Halicarnaso.
La península de Bodrum es una colección de bellas playas de nombres difíciles de pronunciar para los extranjeros: Bardakçi, Gumbet, Akbuk, Aktur, Bagla, Akyarlar… La de Ortakent sorprende por ser interminable; Karaincir, por su sensación paradisiaca y su particular ‘dolce vita’. Son la mejor promesa de jornadas dedicadas al ‘dolce far niente’ y animadas veladas en compañía dedicadas a glorificar la juventud y la belleza. Ese es el ánimo de Bodrum.

Artículos relacionados

La fiebre verde se contagia

San Patricio, el patrón de Irlanda, nació en Escocia. Así que no le importará que celebres su festividad fuera de...

A lomos de las serpientes de Kerala

En el sur de la India el agua de los lagos baila al compás que marcan los remos. Son las...

Donde Robinson Crusoe se hizo turista

Piratas, tesoros, presos, expatriados y colonos. Aventuras recreadas por Daniel Defoe. El espíritu de su personaje más icónico, Robinson Crusoe,...

Los resorts más envidiados del Algarve

Conoce el sur de Portugal más exclusivo: villas con piscina privada, restaurantes con estrella Michelin y terrazas con vistas al...