>>>Belice: ecoturismo cinco estrellas
Foto: Chaa-Creek

Belice: ecoturismo cinco estrellas

Lujo y ecología se alían en Belice, el paraíso del ecoturismo. Hoteles de cinco estrellas con energías limpias y jacuzzis de aguas recicladas para turistas comprometidos con el planeta.
U

na noche al año, los huéspedes del hotel Gaïa Riverlodge de Belice cenan a la luz de las velas. No es una iniciativa romántica ni la velada de San Valentín. Es ‘La Hora del Planeta’ y el hotel al completo apaga sus luces para poner su granito de arena en esta campaña global que lucha contra el cambio climático.

También tiene una sólida política de reciclaje y una huerta ecológica. Incluso ha desarrollado su propio repelente orgánico con productos naturales para lidiar con las plagas. Forma parte de su férrea voluntad de inferir lo mínimo sobre el medio ambiente y no dañar el entorno. Una filosofía encomiable y muy en boga, pero que en este país de Centroamércia es, además, ley. El gobierno beliceño impulsó en 2012 un programa de turismo sostenible que implica a todo el país en la preservación del entorno.

Un buzo en la barrera de coral de Belice
La barrera de coral de Belice fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1996.

Proteger la segunda mayor barrera de coral

Una de las mayores preocupaciones de los beliceños es proteger su barrera de coral, la segunda más extensa del mundo, después de la australiana. Para ello, es fundamental concienciar a los turistas que acuden a practicar snorkel o buceo de que no deben tocarla ni tirar residuos.

El programa fija sus objetivos para 2030 y contempla la protección del ecosistema, la creación de empleo y el aumento de los beneficios que el turismo deja en el país. Todo Belice se ha puesto manos a la obra y ya hay ocho hoteles certificados por los Green Globe, los ‘Óscar’ del turismo sostenible. Por eso Leonardo DiCaprio ha elegido este lugar para construir Blackadore Caye, su hotel ‘eco-friendly’, que abrirá las puertas en 2018. Ocupa toda la isla privada del actor, Cayo Sumba, y supondrá, según ha confesado el propio DiCaprio, “un hito histórico en el movimiento pro-medioambiente”.

Uno de los hoteles que ya tiene su Green Globe es Chaa Creek. Inaugurado en 1981, cuando el país se independizaba de Reino Unido. Su dueña, Lucy Fleming, bromea asegurando que abrió “un eco-resort antes de oír siquiera hablar de ese concepto”. En sus exclusivas villas se disfrutan de unas vistas de 360º de la selva en la que se camuflan. Además de practicar la religión del reciclaje y todo tipo de políticas verdes, Chaa Creek ofrece a los niños beliceños un campamento de verano. El objetivo es educarles en la biodiversidad, y su ‘leitmotiv’ son las ‘tres erres’ (3 Rs): Reducir, Reutilizar y Reciclar.

Piensa globalmente, actúa localmente

El impulso a las comunidades locales forma parte de la conciencia ecológica. El resort Hamanasi participa en el proyecto ‘Pack for a Purpose’, que invita a los turistas a hacer un hueco en su equipaje para llevar hasta su hotel todo tipo de artículos que necesitan los habitantes del lugar. Concretamente, agradece material escolar y médico para el cercano pueblo de Hopkins. En 2016 fue el ganador del premio Eco-Excellence en la categoría de Viaje, y su política se basa, esta vez, en las ‘tres pes’ (3 Ps): las personas, el planeta y el beneficio (“people, planet and profit”, en inglés).

Un muelle en la costa de Belice
La costa de Belice tiene 100 tipos distintos de coral y 500 especies de peces.

The Cotton Tree Lodge ha puesto en marcha un programa de reforestación de árboles de teca y caoba en su terreno. Además, ofrece a sus huéspedes la posibilidad de participar en proyectos de cooperación con los agricultores locales, ayudándoles a cuidar sus plantaciones, o a construir gallineros y estufas ecológicas. Dispone de unas espléndidas habitaciones encaramadas en los árboles de la selva, que gozan de todas las comodidades y detalles de un cinco estrellas. Los residuos orgánicos que recogen se desechan mediante un sistema de auto-compostaje que utiliza árboles plataneros para su regeneración.

Todos los eco-resort de Belice utilizan, en alguna medida, energías limpias, reciclan, muchos producen sus propias frutas y verduras y rehúsan los químicos que puedan dañar el entorno. Pero la ecología no está reñida con el lujo: jacuzzis, cabañas en los árboles, mayordomos personales, masajes, spas o exclusivas cenas privadas en medio de la selva se pueden disfrutar a la salud del planeta, y sin atisbo de culpabilidad.

Artículos relacionados

Vivir como un rey en Rajastán

Salones tapizados, trofeos de caza y camas con dosel. Los maharajás han transformado sus palacios en hoteles de lujo que...

Si no compras, no estás en Hong Kong

En Hong Kong puedes comprar hasta caer rendido. Pero no creas que te saldrá barato. La calle Causeway Bay de...

Antigua y Barbuda… y casada

¿Cuál es el secreto para ser el país con el mayor índice de matrimonios del mundo? Descubre el poder de...

Hotel Watergate, a prueba de espías

Casi 50 años después de la caída de Nixon, el hotel testigo de una de las mayores conspiraciones políticas de...