>>>Barrios que resucitan

Barrios que resucitan

¿Puede un suburbio marginal convertirse en el barrio más ‘guapo’ de la ciudad? Nueva York, Barcelona, Hong Kong y Buenos Aires saben que sí. Es la esencia de la gentrificación.
El precio medio del alquiler en el barrio de Harlem (Nueva York) subió un 90% entre 2002 y 2014. Pero hasta la década de los 80, un tercio de las familias que allí residían vivía de las ayudas del Gobierno. Las ciudades crecen y cambian. Una de las transformaciones urbanísticas de moda es la gentrificación, el proceso que desplaza a la población original de un barrio por otra de mayor nivel adquisitivo, provocando un encarecimiento de los precios en vivienda y comercios. De ahí su significado: la palabra inglesa ‘gentrification’ deriva de ‘gentry’ (alta burguesía). La escritora Sarah Kendzior lo resume en una frase: “Quieren mudarse a una memoria que otros ya han construido”.
La parte de la playa donde se ubica Sal Café no existió como tal hasta los 90. Antes era una zona de chabolas.

Antes, todo esto eran fábricas

Harlem no es el único barrio de moda neoyorquino. También Meatpacking District, conocido como Gansevoort Market. La que antes era una zona de fábricas, especialmente de prensado de carne (de ahí su nombre) utiliza ahora sus viejas estructuras para acoger mercados y restaurantes.

Williamsburg, en Brooklyn, es el ejemplo más claro de gentrificación, tanto que ‘The New York Times’ se lo prohibió utilizar a sus periodistas como referencia. [Hoy Harlem le ha tomado el relevo]. Sus calles hablan de jazz, swing, cabarets y cultura afroamericana. ‘The Guardian’ afirma que “Harlem es cada vez más blanco”. Un proceso que empezó cuando Bill Clinton instaló sus oficinas en el barrio: de decadente a vecindario de fama. De edificios abandonados a lujosas viviendas y modernas cafeterías, como Red Rooster, que ofrece música en directo y exposiciones fotográficas.
Otro ejemplo de reconversión urbana es Puerto Madero (Buenos Aires). Responde a la necesidad de crear un puerto para conectar Buenos Aires con Europa. Nadie hubiera dicho que cuatro diques cerrados y dos dársenas pudieran convertirse en un barrio de excelencia. Hay tiendas de muebles parisinos de alta gama (Roche Bobois) y hoteles de cinco estrellas como Faena Hotel, decorado por Philippe Starck. La ‘invasión guiri’ le ha hecho perder parte de su esencia, pero Marcelo, uno de los mejores restaurantes italianos de la ciudad, es de los pocos que mantienen el nivel. La ración pequeña de su risotto con frutos de mar es suficiente para apreciarlo.
Gansevoort Market está situado entre Chelsea y Greenwich.
Foto: coloursinmylife / Shutterstock.com
Es fácil olvidar el pasado popular de ciertos barrios mientras uno toma un batido orgánico de $25 en una cafetería con letras ‘marquee’ de bombillas. Por eso Tai Hang District (Hong Kong) se esfuerza por conservar sus raíces y mantiene sus antiguos talleres mecánicos y puestos de comida al aire libre, que conviven con una nueva ola de restaurantes sofisticados, como Go Ya Yakitori, y pequeños cafés como La Famille y Noah Castella, donde apetece probar el ‘roll cake’ de té verde.
Obra de Nathan Coley en NDSM-Werf. ‘Un lugar más allá de la fe’. La escultura fue creada originariamente para Nueva York tras el 11-S.
Barcelona (España) tampoco escapa de la gentrificación. Primero fueron el Raval y el Born, ahora llega el turno de la Barceloneta. En él vivían pescadores, armadores, artesanos y obreros de los astilleros de Barcelona. Su cercanía al mar ha provocado una masiva llegada de turistas y nuevos comercios de diseño. En la tienda Vioko, chocolates y dulces se exhiben elegantemente en expositores, como si fuesen los diamantes de una joyería. Sal Café es un  ‘chiringuito deluxe’ en primera línea de la playa. Un espacio tan ‘trendy’ que los antiguos pescadores que habitaban la zona hace 50 años no hubieran podido ni concebir. “Renovarse o morir”, no hay otro futuro para algunos barrios.

Artículos relacionados

Roma, eternamente joven

Es la ciudad eterna porque en ella se funden pasado, presente y futuro. Pero también porque Roma es capaz de...

París a oscuras

Hay un lugar donde no llegan las luces de la Torre Eiffel ni los neones del Moulin Rouge. Coge una...

Geografía gastronómica

La cocina de Virgilio Martínez es un viaje por Perú y sus paisajes. Sus platos te trasladarán a las cordilleras...

Lugares donde retornar al pasado

Mercadillos, hoteles, tiendas y restaurantes ‘vintage’ donde los huérfanos de la máquina del tiempo encuentran el ambiente de épocas pasadas...