>>>Baleares: vinos de sol y agua

Baleares: vinos de sol y agua

No son Rioja ni Ribera, y ni falta que les hace. Los vinos de Baleares tiran de historia y de nuevos viticultores en una combinación rompedora con vistas al Mediterráneo.
E

l vino es la luz del sol, unida por el agua”. Esta afirmación de Galileo Galilei le viene que ni pintada a los vinos de las Islas Baleares. Con 300 días de sol al año, este archipiélago en pleno mar Mediterráneo reúne las condiciones idóneas para el cultivo de la vid. De todas las islas, Mallorca –la de mayor tamaño– es la que cuenta con más tradición bodeguera.

El cultivo de la vid comenzó hacia el año 123 a.C. cuando los navegantes fenicios y griegos amarraron sus barcos en la isla. Bajo el dominio del Imperio Romano, el consumo se disparó y Mallorca se convirtió en una de las áreas de producción más importantes, exportando su vino a otros territorios del Imperio. Una historia de éxito que se prolongó durante dos mil años, franqueando incluso las prohibiciones durante la dominación árabe, hasta que la filoxera acabó con muchos de los viñedos de la isla en el siglo XIX. El efecto de este tipo de mosquito fue tan terrible, que se necesitaron 100 años para restablecer la producción de vino.

Wine bar de la bodega Binifadet.
La bodega Binifadet de Menorca cuenta con ‘wine bar’ y restaurante
Foto: ©Binifadet

Menorca también quiere ser bodeguera

En Sant Lluis, al sur de Menorca, se encuentran las viñas de Binifadet, una bodega que dio sus primeros pasos en 2004 y que actualmente es capaz de producir algo más de 100.000 botellas al año. De abril a noviembre, sus puertas permanecen abiertas para visitas guiadas y catas.

En los años 80, el vino ‘made in Mallorca’ volvió a retomar el impulso que había vivido siglos antes. Eso sí, ahora apoyado por nuevos recursos técnicos en la recolección, fábrica y distribución del producto. Actualmente, Baleares despunta en el mapa vitivinícola español gracias al empuje de jóvenes productores. Es el caso de 4Kilos Vinícola, creada en 2006 por Francesc Grimalt, responsable de rescatar la variedad de uva Callet, y Sergio Caballero, uno de los cofundadores del festival Sónar. Comenzaron su aventura en el garaje de un amigo viticultor y con pocos medios consiguieron crear 4Kilos 2006, que se comercializó por primera vez en 2008. Sus viñas se encuentran en varios municipios del sur y norte de la isla, por lo que no pertenecen a ninguna DO (Denominación de Origen).

 

Bárbara Mesquida está detrás de otro de los proyectos que están despuntando en la isla. Perteneciente a la cuarta generación de una familia de bodegueros, Bárbara empezó una nueva aventura junto a su hermano en 2012 bajo el sello Mesquida Mora. Apuestan por la agricultura biodinámica para conseguir unas tierras sanas. Sus vinos –tintos, blancos y rosados– se comercializan como Vinos de la Tierra de Mallorca.

Los socios de 4Kilos Vinícola en sus viñas
El nombre de 4Kilos proviene de la inversión inicial (en pesetas) de sus dos socios.
Foto: ©4Kilos Vinícola

Además de las distintas referencias de Vinos de la Tierra, Baleares cuenta con dos DO, Binissalem y Pla i Llevant (ambas en Mallorca). La primera reúne a varias bodegas del centro de la isla, donde son habituales tres tipos de uva: Manto negro, Callet y Moll. A esta DO pertenecen bodegas como Antonio Nadal, José Luis Ferrer, Jaume de Puntiró o Celler Albaflor Vins Nadal.

Pla i Llevant, por su parte, agrupa a 18 municipios, y tiene inscritas 13 bodegas y 67 viticultores que suman un total de 444 hectáreas de viñedo. Entre las de mayor renombre están Miquel Gilabert, Finca Es Fangar y Bodegas Bordoy. El clima de esta zona es típicamente mediterráneo, con temperaturas suaves en invierno y calurosas en verano. Los viñedos, situados al sur de la isla, se encuentran a menos de 100 metros de altura, casi a nivel del mar. Los de Baleares son vinos de sol y de agua. Ya lo dijo Galileo.

Artículos relacionados

Ibiza se pone íntima

La capital mundial de la fiesta puede transformarse en un oasis solo para dos. Te mostramos la cara más desconocida...

Compras ‘made in Baleares’

No solo partiremos con paisajes en las retinas. De Islas Baleares llevaremos abarcas, cerámicas y recuerdos de un rincón cuya...

Serra de Tramuntana, inspiración desde las alturas

Parece un sacrilegio hablar de Mallorca sin mencionar sus playas. No lo es. La mayor de las Islas Baleares también...

Formentera: el edén abre todo el año

‘Bienvenidos al paraíso’, reza el eslogan de ses Illetes. Y presume porque puede. La playa más famosa de Formentera combina...