>>>Bailando en las calles de La Habana
Foto: Omar Z Robles | Official Fujifilm X-Photographer

Bailando en las calles de La Habana

Las ciudades son sus personas. Y para el fotógrafo Omar Z. Robles, son sus bailarines. Les fotografía realizando piruetas en un callejón o un paso de cebra de Nueva York o La Habana.
S
oy muy mal turista. Durante los dos años que estuve viviendo en París, pasé por delante de la torre Eiffel y seguí caminando. Los países son sus personas, no sus monumentos”, defiende el fotógrafo Omar Z. Robles. “Me interesa reflejar al ser humano, más las personas en lugares que los lugares con personas”.
Su intención es romper la normalidad de lo cotidiano con una realidad alternativa. Para ello, coloca en un escenario habitual una persona extraordinaria, un bailarín. El resultado es un realismo mágico fotográfico.
Las similitudes entre la gente de Cuba y su Puerto Rico natal hicieron a Omar Z. Robles sentirse muy cómodo.
Foto: Omar Z Robles | Official Fujifilm X-Photographer

Próximos proyectos

Omar Z. Robles retrató a grupos de ‘parkour’ en Chicago antes de centrarse en bailarines, a quienes ha fotografiado en Nueva York, San Juan de Puerto Rico, Seattle, Guatemala y La Habana. Su mirada se encuentra ahora enfocada en México e India, los dos países a los que le gustaría viajar pronto.

Este artista puertorriqueño juega con el aire con la misma elegancia que lo hiciera Richard Avedon, el famoso fotógrafo de moda de las revistas ‘Harper’s Bazaar’ y ‘Vogue’. Pero, en lugar de la moda, lo que ha llevado a Robles a fotografiar bailarines en las calles de diferentes ciudades del mundo ha sido el mimo. Estudió este arte escénica en L’École Internationale de Mimodrame de Paris Marcel Marceau y después se licenció en Comunicación y Artes Visuales en Puerto Rico. Cuando comenzó a trabajar como fotoperiodista, echaba de menos la expresión corporal, por lo que decidió autorretratarse en diferentes posturas en las calles de Nueva York antes de decidir que los modelos fueran otros. “Creo que mis fotografías reflejan generalmente la crudeza de la fotografía documental o callejera combinada con la gracia y la pose de los bailarines”, ha asegurado.
Al igual que los bailarines consiguen que sus piruetas parezcan fáciles y no el resultado de años domando su propio cuerpo, Omar Z. Robles logra los instantes decisivos que buscaba Cartier-Bresson en la interacción entre un bailarín, generalmente en el aire, con un perro, una anciana, un rayo de luz o un chaparrón. “Generalmente quedamos en la esquina de una calle, comenzamos a caminar y nos paramos cuando un lugar me llama la atención por su luz o su color”, explica el fotógrafo sobre el proceso de producción de sus instantáneas. “Le doy al bailarín una consigna, un pie sobre el movimiento e improvisamos. Es un trabajo rápido, a veces aprovechando una pausa en el tráfico por un semáforo en rojo, sin iluminación extra”.
Más de 200.000 personas siguen en instagram la cuenta @omarzrobles
Foto: Omar Z Robles | Official Fujifilm X-Photographer
Este año ha cambiado las calles de Harlem, donde vive, por los paisajes de La Habana. Cuba es reconocida internacionalmente por el talento y la técnica de sus bailarines, por lo que era uno de sus sueños poder trabajar allí. Contactó a través de Instagram con el bailarín Javier Rojas y este convenció a sus compañeros del Ballet Nacional de Cuba para participar en este trabajo.
Las calles de Habana Vieja han sido el escenario de las poses de los bailarines.
Foto: Omar Z Robles | Official Fujifilm X-Photographer
La diferencia entre su experiencia cubana y otros lugares ha estado en la reacción de la gente. “Cuando nos veía en la calle, se acercaba curiosa, hacía preguntas y cooperaba. En Nueva York, a la gente le molesta que interrumpas su paso. La diferencia es que la existencia diaria es más jovial, más relajada. Me ha asombrado la calidad del ser humano y el espíritu de comunidad que he visto en La Habana frente al aislamiento de la gente en otras sociedades”, reflexiona. En este caso, en los tres vértices de movimiento, luz y gente que conforman la técnica de sus fotografías, ha prevalecido la gente.

Artículos relacionados

La Habana se calienta

Se habla de deshielo, pero los mojitos se sirven bien fresquitos. La vida en La Habana continúa fluyendo al ritmo...

Magia en La Habana

No sabemos si serán sus paredes chillonas o el ritmo frenético de su rumba, pero el callejón de Hamel hechiza…quizá...

Cazadores de grafitis

Capturar el color en la uniformidad del lienzo urbano y encontrar las mejores piezas, escondidas en muros y fachadas. Ese...

Venecia sí hay más que una

Venecia enamora tanto que todos los países quieren tener una. China, Holanda o México también tienen su propia ciudad de...