>>>Aventuras para niños en Londres

Aventuras para niños en Londres

Londres, la cuna de Harry Potter, se deja querer por los más pequeños. Descubrimos diez planes irresistibles, con o sin varita mágica.
L

ondres, la ciudad que inventa y liquida tendencias a toda velocidad, preserva espacios únicos donde disfrutar antes de hacerse mayor. Experiencias muy ‘british’ solo para niños -y adultos divertidos- que visiten la ciudad que soñó a Peter Pan.

Museo de Ciencias Naturales en Londres
Foto: ExFlow / Shutterstock.com
1. Noche en el museo (Museo de Historia Natural)

Ir a una fiesta de pijamas con un enorme esqueleto de dinosaurio es algo que cualquier niño tendría en su lista de deseos por cumplir. Dino Snores for Kids es una experiencia nocturna entre las muchas que ofrece el Museo de Historia Natural. Un gigantesco espacio interactivo donde los más pequeños encontrarán desde un esqueleto de Diplodocus de 32 metros de longitud, conocido cariñosamente como Dippy, hasta una impresionante ballena azul de tamaño real. Las actividades están pensadas para niños de entre siete y once años y es necesario reservar con meses de antelación.

ArcelorMittal Orbit en Londres
Foto: LLDC/ ArcelorMittal Orbit.com
2. Desde las alturas (Torre ArcelorMittal Orbit)

Será complicado ahogar el grito al deslizarse por el tobogán más alto y largo del mundo. Esta pista con forma de órbita, diseñada para los JJOO de 2012 por el arquitecto Anish Kapoor, ofrece 178 metros de caída libre en 40 segundos desde la cúspide de la torre ArcelorMittal Orbit. El edificio cuenta también con un mirador y zona de restauración para que los atrevidos que decidan tirarse, recuperen el aliento una vez lleguen al suelo. 1,30 metros es la altura mínima para poder descender.

Tienda Hoxton Street Monster Supplies
Foto: Hoxton Street Monster Supplies
3. Alimentos monstruosos (Hoxton Street Monster Supplies)

Caramelos para recuperar la voz y seguir aullando, cerumen en cubos, hilo de colmillos, sal hecha de lágrimas de envidia o menta fresca de zombi. Alimentos reales con nombres imaginarios que se venden en esta peculiar tienda situada en el East End y que lleva en pie desde 1818. Sus productos están inspirados en la fantasía y el misterio, además de contar con su propio Ministerio de Historias. Una experiencia culinaria para que los ‘pequeños monstruos’ se diviertan y dejen volar su imaginación.

London Eye
Foto: Carlos Luján
4. A vista de pájaro (London Eye)

Situada sobre el río Támesis, el vuelo en la noria London Eye se eleva 135 metros otorgando una visión casi galáctica del skyline. Sus cabinas, con capacidad para 25 pasajeros (y también disponibles para alquilar de forma privada), ofrecen una vista aérea que alcanza toda la inmensidad de Londres, y más allá, incluido el castillo de Windsor los días más despejados. Una atracción que se completa con las vertiginosas vueltas de las sillas voladoras al lado del Royal Festival Hall, donde los niños seguirán girando sobre la ciudad.

The Hives, en Kew Gardens
Foto: Jeff Eden, RBG Kew
5. Al aire libre (Kew Gardens y Richmond Park)

Dos de los lugares naturales más amados por los londinenses. En Kew Gardens la pasarela entre las copas de los árboles, el parque infantil y la instalación de The Hive, que se ilumina con los zumbidos de las abejas, sacará la versión más relajada de nuestros pequeños exploradores. El otro gran pulmón de la capital – y su mayor espacio verde- es Richmond Park. Este parque, casi tres veces más grande que el Central Park de Nueva York, con status de reserva natural, también merece una visita.

Grafiti de niños en Londres
6. Ruta por el arte de la calle (Graffiti Tour)

Los adolescentes agradecerán una mirada al Londres más alternativo y underground. Un itinerario por los grafitis más famosos de la ciudad con obras de Banksy, ROA, Jimmy C, Invader o Stik, nombres muy reconocidos que han firmado las paredes londinenses. Alternative London organiza recorridos de dos horas que exploran la creatividad de una de las zonas más modernas de la ciudad, el East End, un peculiar paisaje urbano que fue pionero en su época, allá por los 80.

Jirafas en el Zoo de Londres
7. El rugido de la ‘city’ (ZSL London Zoo)

Considerado el zoo científico en activo más antiguo del mundo, el Zoo de Londres, fundado en 1828 con la creación de Zoological Society of London (ZSL), ofrece un espacio entre Camden Town y Regent’s Park donde conviven más de 800 especies. Entre los 20.000 animales que se pueden visitar destacan los leones y tigres de gran tamaño, las jirafas, una colonia de pingüinos de Humboldt, los gorilas en libertad y la zona Animal Adventure, donde es posible trepar a los árboles para ver de cerca a los pequeños coatíes.

Barco por el río Támesis
8. Marineros por un día (Crucero por el Támesis)

Sin duda una de las mejores maneras de conocer la ciudad es navegando por el río Támesis. Londres cuenta con numerosas compañías de cruceros con distintos recorridos y tipos de barcos. City Cruises ofrece un tour por los lugares más emblemáticos de la capital, como el Palacio de Westminster, el Big Ben, la Torre de Londres o Canary Wharf. Un paseo que se puede acompañar con uno de los famosos helados de nitrógeno líquido de Chin Chin Ice Cream, para saborear durante la travesía.

Restaurante Rainforest Cafe en Londres
Foto: Rainforest Cafe
9. Almorzar a lo ‘Jumanji’ (Rainforest Cafe)

Hacemos una parada para reponer fuerzas dentro de la selva amazónica, en pleno corazón del West End. La increíble decoración del restaurante Rainforest Cafe, nos permite comer entre cascadas, acompañados por gorilas, frondosa vegetación y mariposas bajo un manto de estrellas. Si la simulación de tormentas tropicales no consigue transportarnos hasta la jungla más profunda, sin duda lo hará su exótico menú de manjares internacionales.

Warner Bros Studio Tour
Foto: COO7 / Shutterstock.com
10. Y por supuesto, Harry Potter (Warner Bros Studio Tour)

The Making of Harry Potter (a 32 kilómetros de Londres) ofrece un recorrido por los estudios donde se rodaron las ocho películas de la famosa saga. Disfrutar con decorados tan emblemáticos como el Callejón Diagon, el despacho de Dumbledore o el gran comedor de Hogwarts, además de poder ver los efectos especiales que se esconden tras la magia y objetos originales de los personajes. Los más fanáticos del mago de las gafas redondas también se pueden acercar a la estación de King’s Cross, donde se ubica el famoso andén 9 3/4 y hacerse una foto atravesando la pared, con carro y bufanda incluidos.

Artículos relacionados

Londres quiere ser Manhattan

Desde las cúpulas de las catedrales hasta los imponentes rascacielos, el ‘skyline’ de Londres es conocido en el mundo entero....

Londres tiene un color especial

Y no es precisamente el gris… Coge tu paraguas (mejor ser precavidos) porque aunque el día amenace oscuro, la capital...

Capital europea del cine

Ha sido escenario de intrigas, guerras y romances en la gran pantalla, pero de cerca impresiona todavía más. Recorremos Londres...

“Londres es el laboratorio del mundo”

Nació en Birmingham pero se mudó a Bombay para conquistar Bollywoood. Ahora vuelve a casa con su productora Indian London...