>>>¡Atención, foodies! Múnich es vuestro próximo destino
Foto: Stereo Cafe

¡Atención, foodies! Múnich es vuestro próximo destino

Una nueva ola de restaurantes ha conseguido lo imposible: que salgamos de los ‘biergärten’ (aunque sea durante un rato) y probemos cosas nuevas en la capital de la cerveza.
L

a cerveza en Baviera es mucho más que una bebida social. Representa un pilar básico de la nutrición de sus habitantes. Se la toman tan en serio que hasta la realeza tuvo que intervenir en su receta. En 1516 el duque Guillermo IV de Baviera decretó la ‘Reinheitsgebot’, la ley de pureza de la cerveza, que determinaba los tres únicos ingredientes permitidos: agua, cebada y lúpulo. La existencia de los ‘biergärten’ también se la debemos a otro monarca. El rey Maximiliano I de Baviera dio el permiso para vender cerveza bajo la sombra de los castaños –la única forma de mantenerla fría en verano–, lo que dio lugar a los famosos jardines con mesas de madera y manteles de cuadros. Hoy hay cerca de 180 en toda la ciudad, y se llenan hasta en invierno. Pero a pesar de su aristocrático linaje, ya no son los únicos reyes (gastronómicos) de Múnich.

La ciudad está en constante evolución, desde su ‘skyline’ hasta sus propuestas culinarias. Rompedoras apuestas que fusionan la comida bávara con la japonesa, restaurantes que parecen tiendas de diseño y creaciones que desafían al recetario tradicional han modificado el panorama gastronómico de Múnich. Rocca Riviera, cerca de la Odeonsplatz, es uno de los representantes de esta nueva ola, con su cocina mediterránea y su elegante interior. La presentación de sus platos y sus exclusivos cócteles han despertado la admiración de los ‘foodies’ y lo han convertido en uno de los lugares de moda. En el restaurante Emiko son capaces de trasladarnos a Tokio con productos de temporada. Puerros con salsa de miso o bacalao negro marinado son algunos de los platos que se sirven, para que los comensales compartan la experiencia de viajar con el paladar. Tian es la opción perfecta para vegetarianos: aquí encontrarán platos gourmet como risotto de calabaza o huevos ecológicos con trufas del Perigord, capaces de convertir hasta al carnívoro más escéptico.

Biergärten en otoño
La temporada de ‘biergärten’ comienza entre abril y mayo y finaliza entre septiembre y octubre, aunque algunos abren todo el año.
Foto: Carlos Luján

Las guía Michelin y Gault & Millau también han puesto su mirada sobre las nuevas tendencias en la capital de Baviera. Atelier, en el hotel Bayerischer Hof, fue el primer restaurante de la ciudad en recibir las codiciadas tres estrellas Michelin. El hotel, construido por encargo real, abrió sus puertas en 1841 y por él han pasado huéspedes como Sigmund Freud, Franz Kafka y Michael Jackson. Su restaurante, diseñado por el interiorista Axel Vervoordt, bebe de esta esencia aristocrática –sí, también nos referimos al rey del Pop– con mesas antiguas e ingredientes gourmet.

 

Entre los restaurantes galardonados también destacan EssZimmer, situado en el modernísimo edificio BMW Welt, y Schwarzreiter, uno de los últimos en unirse al club de las estrellas Michelin. Además de por sus delicias culinarias, parte del atractivo de EssZimmer es la posibilidad de volver a casa en limusina. En un coche de la casa, por supuesto. Schwarzreiter se ha colado en la lista gracias a su reinterpretación de la cocina bávara, en lo que han bautizado como ‘Young Bavarian Cuisine’. En su menú incluyen versiones más ligeras de platos tradicionales, como el tartar de ternera o el ‘Schwarzreiter’, el pescado favorito del rey Luis II de Baviera.

Plato del restaurante Atelier
Jan Hartwig es el chef del restaurante Atelier, en el lujoso hotel Bayerischer Hof.
Foto: Lukas Kirchgasser Fotografie

Para endulzar la estancia en Múnich basta entrar en cualquier café. Muchos se ubican en el interior de museos, como por ejemplo, el elegante Goldene Bar (Haus der Kunst) o el Cafe Klenze de la Alte Pinakothek. Otros se encuentran algo más ocultos, pero también merecen la pena. El cosmopolita Stereo Cafe se sitúa frente a la Residencia (Palacio Real), en la primera planta de una tienda de ropa de diseño. Con un aire ‘cool’ y un jardín secreto en la azotea, tiene uno de los mejores ‘cappuccinos’ de Múnich. Sus cafés con dibujos en la espuma y sus tostadas de aguacate no tienen nada que ver con el auténtico ‘brunch’ bávaro: ‘weisswurst’ (salchichas blancas) con mostaza, pan y cerveza de trigo.

Stereo Café
Además de desayunos, en Stereo Café tienen ensaladas, hamburguesas y ‘pasteis de nata’ portugueses.

Los restaurantes tradicionales y los ‘biergärten’ han dejado paso a nuevas tendencias, pero no han abdicado, y todavía se puede disfrutar de los platos y desayunos bávaros en sus célebres cervecerías. No es necesario elegir entre modernidad y tradición, en Múnich hay un momento para todo.

Artículos relacionados

Múnich para tus oídos

La capital bávara lleva la batuta musical en Alemania desde hace siglos, diga lo que diga Berlín. Compruébalo en la...

Emoción por el arte

Una sobredosis artística te espera en la capital bávara. Síguenos al corazón de la cultura y el arte en Europa.

500 años de pura cerveza

En abril de 1516 el duque Guillermo IV de Baviera proclamó la ‘Reinheitsgebot’, la ley de pureza de la cerveza....

“Vivo del arte”

El tenor italiano Paolo Fanale se baja del escenario del Teatro de la Ópera de Munich para acompañarnos en un...