>>>Aqaba: un mundo bajo el agua
Aqaba es una buena opción de ‘campamento base’ para visitar también el desierto de Wadi Rum.

Aqaba: un mundo bajo el agua

Jordania posee un pequeño segmento de costa, pero un enorme tesoro marino. Su única ciudad portuaria, Aqaba, se asoma a un Mar Rojo conformado por corales y plagado de coloridas especies submarinas.
S

i a Lawrence de Arabia, en lugar de luchar contra el dominio otomano en Aqaba, le hubiera dado por sumergir la cabeza en el mar, habría descubierto un mundo de colores. El contraste con la superficie árida y desértica del suroeste de Jordania, seguramente le hubiera distraído de la batalla con la que acabó conquistando esta ciudad. Fue tan épica que se convirtió en una de las películas más célebres de Hollywood, ‘Lawrence de Arabia’. Una cinta que refleja el paisaje jordano, árido y polvoriento, sin hacer sospechar que allí mismo se esconde, bajo el agua, un caleidoscópico lleno de vida y color.

La ciudad se encuentra en el punto más austral de Jordania, el Golfo de Aqaba. Asomada al Mar Rojo, es una localización estratégica en la encrucijada de tres continentes: Asia, Europa y África. A su vez es frontera de Jordania con Israel, Egipto y Arabia Saudita. Un espacio que aunque apenas mide 26 kilómetros de costa, está muy aprovechada por instalaciones portuarias, hoteles de lujo, playas y clubs de buceo.

Postes sumergidos del embarcadero de Black Rock
Algunas empresas de buceo organizan excursiones nocturnas, en las que se puede ver cangrejos, langostinos y langostas buscando su cena.

La belleza de Cleopatra

Aqaba es también conocida por los lujosos spa de sus hoteles. Combinando técnicas orientales y occidentales, ofrecen tratamientos rejuvenecedores y baños limpiadores con los célebres productos del Mar Muerto. La propia Cleopatra ya buscaba el elixir de la juventud en esta aguas ricas en sales y minerales.

Si nos desplazamos unos kilómetros hacia el sur de Aqaba, una vez superados el muelle y la terminal de ferries que lleva hasta Egipto, se encuentran el Aquamarina Dive Center y, un poco más adelante, el Visitor’s Center. Justo enfrente se extiende un manto de coral. En todo el golfo, estos arrecifes nacen en la orilla y se convierten en un profundo desfiladero submarino. Así, a unos escasos 100 metros de la orilla, el buceador se encuentra con una profundidad de 50 metros.

Asequible incluso para principiantes, las aguas cristalinas y templadas, junto a la flora y la fauna submarinas, convierten la estampa en inolvidable. Peces de colores, tiburones ballena, delfines, mantarrayas y tortugas marinas nadan sorprendentemente cerca de la costa. Y como decoración extra, un barco y tres tanques (hundidos a propósito para enriquecer la experiencia submarina) completan el paisaje bajo el agua.

Un buzo explora el Cedar Pride
El carguero libanés Cedar Pride fue hundido en 1986 y está ladeado desde 1993. Sobre su estructura se ha creado un arrecife.

La experiencia también puede ser “en exclusiva” desde algunos clubs de buceo. Si muchos hoteles cuentan con playas privadas, estos lo hacen con arrecifes propios. Es el caso del Murjan, diez kilómetros al sur de Aqaba, que además de todo tipo de cursos ofrece a sus clientes una piscina donde descansar, un restaurante, y otras actividades acuáticas como vela, surf o esquí náutico.

Vista una playa de Aqaba
Muchas de las tiendas y restaurantes de Aqaba permanecen cerrados durante la hora de la siesta.

En el golfo de Aqaba también hay mucha vida sobre el agua. Barcos de vela, surfistas, windsurfistas, esquiadores sobre el agua, pescadores… La mayoría de estos deportes acuáticos se ofertan en los hoteles de la zona, como el Mövenpick Resort Residences Aqaba, y en clubs como Murjan o Aqaba Surf Center. Hay incluso opciones para quienes no se quieren mojar. Como los enormes barcos con suelo de cristal que permiten ver el fondo marino sin necesidad de sumergirse.

El mar es hoy el protagonista indiscutible de Aqaba, así que quizá el próximo éxito de Hollywood que se ruede en la ciudad sea ‘Veinte mil leguas de viaje submarino’ o una nueva entrega de ‘Buscando a Nemo’.

Artículos relacionados

Jordania en su punto

La gastronomía en Jordania es famosa por su contraste de culturas. Guisos beduinos se mezclan con los sabores de los...

Jordania para nómadas

650 kilómetros en 40 días. ‘Jordan Trail’, la nueva ruta que atraviesa Jordania de norte a sur, es una llamada,...

Jordania: reinos perdidos, lagartos azules y gladiadores

Convertirse en Indiana Jones es solo el principio. A los niños les encantan las historias y Jordania está llena de...

Ammán, en las colinas del tiempo

Moderna y tradicional. Tranquila y agitada. Los opuestos se unen en Ammán y el bullicio de sus calles nos arrastra...