>>>Alemania sobre ruedas
Foto: Luftaufnahme Grand-Prix-Strecke / © Robert Kah – imagetrust

Alemania sobre ruedas

“El segundo es el primero de los perdedores”, decía Ayrton Senna. Y Alemania se lo toma al pie de la letra. Cuando de trata de coches, solo contempla lo más alto del podio.
F

ue una mujer, Bertha Benz, la que convenció a un país de pasar del carruaje al automóvil. La esposa de Carl-Friedrich Benz, el inventor del primer coche de gasolina, emprendió en 1888 el primer viaje de larga distancia con sus hijos de Mannheim a Pforzheim para probar las ventajas de la “carroza sin caballos”. Lo hizo sin el conocimiento de su marido y fue “probablemente la mejor estrategia de marketing de la historia”, según Turismo de Alemania. Desde entonces, la industria automotriz ruge como uno de los principales motores económicos del país. Con más de seis millones de vehículos fabricados en 2015 y más de 200 parques temáticos y museos relacionados con el automóvil, Alemania es un gigantesco circuito. Y estas son las paradas en boxes que no debe perderse ningún amante de los coches.

El interior del Mercedes-Benz Museum está inspirado en la estructura de doble hélice de la espiral de ADN
Foto: Valentyn Hontovyy _Shutterstock_com

La ciudad del automóvil

Autostadt es el parque temático sobre el automóvil y la movilidad que el Grupo Volkswagen tiene en Wolfsburgo. Abarca un total de 25 hectáreas a las acuden los aficionados de las cuatro ruedas para disfrutar de la arquitectura y obras que están situadas en los diversos pabellones como el tunel de los olores, entre los pabellones de Audi y Lamborghini.

El infierno verde

“Las cosas te pueden salir bien o no, puedes ir rápido o no, pero el que diga que ama Nürburgring, o miente o no ha ido lo suficientemente rápido”, afirmaba el piloto de Fórmula 1 Jackie Stewart tras una de sus victorias en el viejo trazado de Nürburgring-Nordschleife. Conocido popularmente como “el infierno verde”por estar situado en medio de un bosque, este circuito es la meca y punto de partida ideal para los amantes del motor. Con tu propio coche y un precio de 29 euros por vuelta podrás disfrutar de los pronunciados desniveles, el peralte de las 73 curvas y los casi 21 kilómetros de uno de los circuitos más técnicos y peligrosos de la historia.

Dos marcas y un destino: Stuttgart

Porsche y Mercedes-Benz anclan en esta urbe gran parte de su legado. Durante las dos horas que dura la visita al Mercedes-Benz Museum los usuarios experimentan un viaje a través de la historia del automóvil gracias a los 160 vehículos y las más de 1.500 piezas de la colección. Hay dos recorridos posibles: “Legend” que muestra a través de siete estancias el desarrollo cronológico de la industria, y “Collection” donde se muestran coches y piezas divididas en cinco habitaciones por temáticas.

El parque de Autostadt recibe alrededor de dos millones de visitantes al año.

“No pude encontrar el deportivo de mis sueños, así que lo construí yo mismo”, dijo Ferdinand Porsche. Y lo convirtió en el mejor del mundo. El Museo Porsche, marca perteneciente al grupo Volkswagen, es también un lugar de culto para los amantes de la arquitectura. Su estructura, sujetada por tan solo tres columnas en forma de uve, parece flotar sobre el suelo. En el interior, más de 80 vehículos, entre los que destacan algunas joyas de la compañía como el 356 o el 911.

Presentación del prototipo BMW Vision Next 100, el coche del futuro diseñado para hacer de la conducción una experiencia intuitiva y sensorial.
Foto: BMW España

Múnich, territorio BMW

Eso de “¿te gusta conducir?” es una obviedad en Múnich. El complejo que BMW tiene situado frente al Parque Olímpico es parada ineludible. Allí se concentran la sede mundial de la marca, donde poder observar el proceso individual de fabricación de los coches, su museo, que recoge la historia de la compañía y el BMW Welt, un gran ‘showroom’ donde admirar los últimos modelos. En marzo presentó el BMW Vision Next 100, el prototipo de coche del futuro, y ha instalado en su museo la exposición conmemorativa del centenario, “100 obras maestras. BMW, 100 años de innovación y coraje empresarial”.

Classic Remise Berlin: oda al coche clásico

El barrio de Charlottenburg de Berlín acoge el Classic Remise Berlín, un salón comercial donde las estrellas son los coches clásicos. Más de 400 vehículos de todas las marcas y épocas reunidos en un entorno arquitectónico industrial de un antiguo depósito de tranvías. En esta galería comercial los usuarios pueden además de comprar y vender, poner a punto sus automóviles dentro del taller especializado.

Artículos relacionados

El tren colgante

La ciudad de Wuppertal (Alemania) tiene el monorrail más antiguo del mundo. Inaugurado en 1901 por el emperador alemán Guillermo...

500 años de pura cerveza

En abril de 1516 el duque Guillermo IV de Baviera proclamó la ‘Reinheitsgebot’, la ley de pureza de la cerveza....

Heidelberg: a los que aman

Llévense un drama y vuelvan con una comedia romántica. Tras siglos de fascinación, Heidelberg sigue creando una química rara entre...

La ciudad que no amaba los rascacielos pero dio al mundo una lección de diseño

La arquitectura de Múnich se debate entre la tradición y la modernidad, entre los palacios neoclásicos y los estadios de...