>>>Ahorra en Milán (y vístete de Prada)
Foto: Tinxi / Shutterstock.com

Ahorra en Milán (y vístete de Prada)

La capital de la moda italiana destaca por sus escaparates prohibitivos y sus aires glamurosos, pero hay opciones para disfrutar la ciudad sin importar los ceros que tengas en tu cuenta bancaria.
E

s tan fácil encontrarse a Stephano Gabbana en su scooter como montando una cena de lujo en plena calle. A la última asistieron cuatrocientas personas tras la presentación de la colección primavera/verano 2017 en la Semana de la Moda de Milán. Es la magia de una ciudad que supo reinventarse a tiempo. Sin la fama de ‘ciudad eterna’ y con un legado artístico eclipsado por la bella Florencia, Milán juega la carta que mejor le sienta: la del diseño y la sofisticación.

Pasada la mitad del siglo XX, su nombre empezó a sonar entre las grandes ciudades de la moda. En 1958 se creó la Semana de la Moda italiana, que junto a Nueva York, París y Londres, forma parte del circuito que siguen Anna Wintour y compañía en busca de las últimas tendencias. “Nunca verás a nadie con un mono en un restaurante de Milán”, confesó la modelo italiana Mariacarla Boscono a Vogue. Ni siquiera la prenda del momento es lo suficientemente estilosa para los italianos. Y menos aquí, en la capital del ‘made in Italy’.

Chiara Ferragni llegando a la Semana de la Moda de Milán
La bloguera milanesa Chiara Ferragni es una habitual de la Semana de la Moda
Foto: Jan Zahradka / Shutterstock, Inc

Una dirección imprescindible

10 Corso Como es el nombre del espacio donde conviven diseño, cultura, arte y moda. La editora de moda Carla Sozzani, hermana de la directora de Vogue Italia, creó una galería a la que fue añadiendo una editorial, librería, café, restaurante, tienda y hasta un hotel de tres habitaciones. Ha exportado el concepto a Seúl, Shanghái, Pekín y Nueva York.

La ciudad respira estilo. Aquí tienen su sede las grandes casas de diseño italianas: Armani, Dolce&Gabbana, Moschino, Versace, Prada… Y también las pequeñas, como el recién llegado Giannico, que a sus 21 años ya se codea con las estrellas. Rihanna le considera “inspirador” y fue Manolo Blahnik quien le animó a compartir con el mundo sus originales zapatos.

 

Todas ellas se dan cita en el Cuadrilátero de la Moda, formado por las calles Montenapoleone, Manzoni, Della Spiga y corso Venezia, y epicentro del ‘shopping’ de lujo en la ciudad. La Vía Montenapoleone, por donde en su día pasaban las antiguas murallas romanas, ostenta el título de la sexta calle más cara del mundo. Y fue el lugar escogido por Dolce&Gabbana para su multitudinaria cena.

Galleria Vittorio Emanuele II
La construcción de la Galleria Vittorio Emanuele II comenzó en 1865.
Foto: pcruciatti / Shutterstock, Inc.

¿Primer destino ‘shopping’?

Es imposible visitar Milán sin cruzar la Galleria Vittorio Emanuele II. Conecta la Piazza del Duomo y la de la Scala y se suele decir que es el centro comercial más antiguo del mundo. No es cierto, pero sí que es uno de los más bellos gracias a su cúpula de cristal por la que se cuela la luz natural.

 

Pasear entre sus escaparates es tan entretenido como las propias compras. Aunque para sacar brillo a la tarjeta no faltan opciones más asequibles. En el barrio de Brera, conocido por su ambiente bohemio, hay numerosas boutiques y anticuarios. Corso Buenos Aires se parece a la Quinta Avenida neoyorquina y representa la democratización de la moda actual con más de 1.600 metros de tiendas, incluidos outlets y marcas de moda ‘low cost’.

 

Por su parte, Corso di Porta Ticinese está plagada de tiendas ‘vintage’ y de segunda mano, además de marcas juveniles como Gap o Vans. También hay mercados, como la Fiera di Sinigaglia (cada sábado en el distrito Ticinese), donde encontrar desde vinilos antiguos a cosméticos orgánicos.

 

10 Corso Como
En 1991 el sociólogo Francesco Morace definió a 10 Corso Como como una ‘concept shop’, término que se generalizaría años después.
Foto: 10 Corso Como

Para poder pecar en el olimpo de la alta costura hay una estrategia: ahorrar por otro lado. Como en las cenas. Quizá por eso en Milán son los reyes del aperitivo italiano. Empieza alrededor de las seis de la tarde e incluye una bebida y un ‘buffet’ de aperitivos que van desde embutidos y aceitunas a pasta y pizza. Uno de los más icónicos lo sirven en Camparino, que fundó el inventor del Campari en la Galleria Vittorio Emanuele II, al lado del Duomo.

Navigli, el barrio de los canales en cuya ampliación participó Leonardo Da Vinci, es otro de los lugares por excelencia, con animadas terrazas y gente ‘cool’. El blog de la ‘it girl’ Chiara Ferragni recomienda dos sitios donde tomar el aperitivo por menos de diez euros: Vista Darsena (Viale D’Annunzio 20) y Rita (Via Angelo Fumagalli 1). Lo que demuestra que a las fashionistas también les gusta lo bueno pero barato. Más dinero para complementos de Miu Miu.

Artículos relacionados

Prada + Milán = Arte

Una antigua destilería convertida en un centro de arte en una ciudad más conocida por la moda que por el...

Lugares donde retornar al pasado

Mercadillos, hoteles, tiendas y restaurantes ‘vintage’ donde los huérfanos de la máquina del tiempo encuentran el ambiente de épocas pasadas...

Shibuya para ‘shopaholics’

Si amas los ‘juguetes’ tecnológicos, marcas tendencia y eres un friki del manga, Tokio es tu hogar. En Shibuya verás...