>>>6 cosas que hacemos los madrileños en Navidad (y a las que estás invitado/a)

6 cosas que hacemos los madrileños en Navidad (y a las que estás invitado/a)

Contágiate del espíritu navideño de Madrid y vive las fiestas como uno más. Es decir, comiendo, bebiendo y, sobre todo, exaltando la amistad.
N

o hay nada más madrileño que jurarte que no vas a pisar el centro mientras dure la Navidad. La promesa, por supuesto, nunca se cumple. Y es que Madrid en estas fechas es una fiesta que nadie se quiere perder. Luces navideñas, mercadillos de artesanía y un ambiente único que hace que hasta el más ‘hater’ acabe cantando villancicos por la Gran Vía. ¿Te apuntas?

1. Compartir un décimo de Lotería (a poder ser, el ganador)

La Navidad empieza oficialmente el día en que se estrena el anuncio de la Lotería. Ya desde entonces empezamos a soñar con el Gordo, aunque el sorteo no se celebre hasta el día 22 de diciembre. El ‘Calvo’ se jubiló hace más de una década, pero personajes como Justino, Carmina o incluso extraterrestres han continuado transmitiendo el navideño mensaje de que “el mayor premio es compartirlo”. Por eso (y porque no es plan de que le toque a toda la oficina menos a ti), los madrileños (y no madrileños) hacemos cola en Doña Manolita, en la calle del Carmen, con la esperanza de que el número premiado vuelva a venderse aquí por 77ª vez.

Chicas con peluca en Madrid
Foto: César Lucas Abreu © Madrid Destino
2. Ponernos una peluca y no sentir ni una pizca de vergüenza

Si quieres saber dónde está la Plaza Mayor solo tienes que seguir a la hilera de gente disfrazada con pelucas de colores, orejas de reno y versiones actualizadas del gorro de Papa Noel con forma de chimenea o árbol de Navidad. Este último es uno de los artículos más vendidos en el mercadillo navideño que se organiza cada diciembre en esta centenaria plaza. En él encontrarás también artículos de broma y adornos navideños, pero, insistimos, no te olvides de comprar una peluca. Cuanto más loca y colorida, más posibilidades tienes de acabar la noche como un auténtico madrileño: con un bocata de calamares, una caña y nuevos amigos.

Navidad en Gran Vía
Foto: Álvaro López © Madrid Destino
3. Ir a ver las luces y rejuvenecer veinte o treinta años

Da igual que tengamos cinco años o cincuenta, a los madrileños nos encanta Cortylandia. Y vamos todos los años, aunque siempre repitamos que no vamos a volver, que si hay mucha gente, que si no se ve nada con los niños y los globos… Y ahí acabamos, en primera fila. Esta edición, el espectáculo cumple 40 años llenando de música y fantasía las Navidades de la capital española. Es una de las tradiciones más esperadas, junto al encendido de las luces y el autobús de la Navidad (Naviluz). Además, también habrá pistas de hielo, carruseles clásicos, belenes gigantes y una completa agenda para contagiarse del espíritu navideño.

Terraza Madrid navidad
4. Sentarnos en una terraza (da igual que sea pleno invierno)

No importa la temperatura, en Madrid siempre hay una terraza. En la de la Reina, en Chueca, miman a sus clientes con mantas, pero somos muchos los que nos atrevemos a combatir el frío solo con las cañas y las tapas de cualquier bar de La Latina. Los más frioleros optan por lugares más acogedores como los salones del restaurante Lhardy. Este histórico local es famoso por su consomé y por sus elegantes salones, que han recibido a personajes ilustres, madrileños y visitantes durante más de tres siglos de historia. El toque dulce lo pone la chocolatería San Ginés y sus irresistibles churros, que abre las 24 horas para satisfacer a los que meriendan y a los que vuelven de fiesta. Aquí todo el mundo es bienvenido.

Celebración en la Puerta del Sol
Foto: César Lucas Abreu © Madrid Destino
5. Brindar por el Año Nuevo una y otra vez… y otra más

En Madrid se brinda antes, durante y, esta vez, también después de las campanadas. La primera vez, en las preuvas del día 30, una costumbre que aprovecha el ensayo general en la Puerta del Sol como excusa para salir de fiesta (como si nos hiciera falta alguna). Las uvas se cambian por chucherías, pero los jóvenes reciben al 31 de diciembre con la misma efusividad que al día 1. Este año la novedad en la Puerta del Sol es que después de celebrar el Año Nuevo en hora peninsular, se volverá a repetir el mismo proceso (explicación de lo que son los cuartos incluida) para descorchar el champán también en horario canario.

Cabalgata de Reyes en Madrid
Foto: César Lucas Abreu © Madrid Destino
6. Coger más caramelos que nadie en la cabalgata más grande de España

La Cabalgata es sagrada para los madrileños. La oficial y la más multitudinaria sale de Nuevos Ministerios y acaba en la plaza de Cibeles, recorriendo el Paseo de la Castellana y Recoletos. Además, algunos distritos organizan las suyas propias para llevar la ilusión de los Reyes Magos también a los barrios de Madrid. La noche del 5 de enero toca acostarse pronto sabiendo que al día siguiente no solo habrá regalos para todos, también un buen trozo de roscón –el más típico es el del Horno de San Onofre– y, si tuviste suerte la tarde anterior, un buen botín de caramelos. La dieta, como el resto de los españoles, la dejamos para el 7 de enero.

 

Artículos relacionados

“Madrid está a punto de vivir una nueva movida”

Como corresponsal en España de la revista Monocle, está siempre al tanto de los últimos bares, restaurantes o tiendas que...

Pongamos que hablo –y canto– de Madrid

Joaquín Sabina tituló así una de las canciones más famosas de cuantas hay dedicadas a la ciudad. Pero Madrid ha...

La mejor cama de hotel del mundo

¿Qué es lo que más echas de menos cuando viajas? ¡Obvio: tu cama! Hasta ahora. El Hotel Wellington de Madrid...

Cualquier excusa es buena para salir de fiesta en Madrid

No se celebra nada en particular ni falta que hace. En la capital de España se sale de lunes a...