>>>500 años de pura cerveza
Foto: Carlos Luján

500 años de pura cerveza

En abril de 1516 el duque Guillermo IV de Baviera proclamó la ‘Reinheitsgebot’, la ley de pureza de la cerveza. Cinco siglos después, los bávaros continúan celebrándola.
Agua, cebada y lúpulo. La ‘Reinheitsgebot’ fue clara. Esta legislación alimentaria estableció que la cerveza solo podía contener estos tres ingredientes y marcó el sabor de la célebre bebida alemana. Pese a algunas modificaciones, como la aceptación del uso de levadura y malta de trigo, sigue vigente en todo el país. Bajo la premisa del quinto centenario, Baviera, en general, y Múnich, en particular, afrontan el 2016 como un año absolutamente cervecero.
La carpa de Hofbräuhaus en Oktoberfest es una de las más grandes del festival: da cobijo a 9.918 personas.
Foto: Jordi Orts

La capital de las fábricas

En Baviera se concentra casi la mitad de las fábricas de cerveza alemanas. En concreto, unas 630 sobre un total de 1350. En Múnich sobreviven seis gigantes: Augustiner, Hacker-Pschorr, Hofbräu, Löwenbräu, Paulaner y Spaten-Franziskaner. Sus cervezas se sirven en exclusividad en la inmensa mayoría de restaurantes y bares locales, y son las únicas que participan en el Oktoberfest.

El Starkbierfest es el festival de la cerveza fuerte. Desconocido por el gran público, se celebra anualmente durante la Cuaresma. No es una fiesta para todos los públicos pero sí de las más genuinas: solo sirven cerveza de doble malta, con una graduación cercana al 8%, y en jarras de litro. Tiene lugar en varias cervecerías y la más conocida es Nockherberg, la inmensa bodega que Paulaner posee en el centro de Múnich. Es casi una peregrinación obligada en la llamada ‘quinta estación’. Este año se celebra del 26 de febrero al 13 de marzo.
Mientras media Europa honra a San Jorge y celebra el Día Internacional del Libro, el 23 de abril los bávaros aprovechan para brindar por su ‘pan líquido’. Fue en esta fecha cuando se proclamó la Reinheitsgebot de 1516. Como conmemoración, desde 1994, es también el Día de la Cerveza Alemana y se organizan degustaciones y visitas guiadas. En Múnich, la federación bávara de cerveceros organiza un evento en el que ofrece cerveza gratis a los asistentes.
La cervecería Hofbräuhaus es una de las principales atracciones turísticas del país. Casi dos millones de personas la visitan cada año.
Foto: Carlos Luján

Otra cerveza es posible

La nueva generación de maestros cerveceros muniqueses llega con fuerza. Sobresale la marca Giesinger. Arrancaron hace unos años en un garaje del barrio de Giesing y ya disponen de una fábrica con capacidad para producir 15.000 hectolitros anuales, además de un restaurante. Otras marcas que están irrumpiendo son Tilmans o Crew Republic.

Entre el 15 de abril y el 1 de mayo se celebra el Frühlingsfest. La fiesta cervecera de la primavera, conocida como la hermana menor del Oktoberfest, cumple 52 años. Poca presentación necesita este último, que congrega a unos seis millones de visitantes y donde 1.600 camareros son los encargados de repartir siete millones de litros de cerveza. El Oktoberfest de 2016 tendrá lugar del 17 de septiembre al 3 de octubre. Los que prefieran evitar las aglomeraciones pueden tomar nota de esta última cita: la federación de cerveceros ha organizado un minifestival de verano en la capital. Tendrá lugar del 22 al 24 de julio en Odeonsplatz. Más de cien cervecerías ya han confirmado su participación.
La misma fábrica de Giesinger alberga un pequeño restaurante donde saborear la cerveza Helles de la casa
Foto: Jordi Orts
Al margen de celebraciones mastodónticas, cualquier momento es bueno para degustar una buena birra en Múnich. En una urbe repleta de tabernas y ‘biergärten’ (terrazas) en las que solo se sirve cerveza local, la cerveza artesana y de autor parece abrirse hueco. La Giesinger o la Forschungs Brauerei, con un pequeño bar junto al mercado central, son ejemplos de estas cervezas con sello personal. Ambas ofrecen programas de catas para conocer su ecléctica gama. Sea cual sea la época del año, no hay excusa para no brindar por la ‘Reinheitsgebot’. Prost!

Artículos relacionados

Múnich, emoción por el arte

Una sobredosis artística te espera en la capital bávara. Síguenos al corazón de la cultura y el arte en Europa.

“Vivo del arte”

El tenor italiano Paolo Fanale se baja del escenario del Teatro de la Ópera de Munich para acompañarnos en un...

Festivales para lo que queda de 2016

El final del año se acerca pero aún estás a tiempo de pegarte una última juerga antes de que termine....

El embrujo (gastro) de Shanghái

Degustar una cesta de ‘xiao long bao’, las empanadillas al vapor rellenas de carne de cerdo, es un rito iniciático...