>>>5 rutas por el Tirol para 5 tipos de senderistas

5 rutas por el Tirol para 5 tipos de senderistas

Sea cual sea la meta, encontrarás tu camino en esta región austriaca volcada en el senderismo y los deportes de montaña.

Aficionados o profesionales, montañeros o gourmets… con más de 24.000 kilómetros de senderos señalizados, Tirol ofrece caminatas para todo tipo de senderistas. La recompensa también es de lo más variada en esta región de los Alpes austriacos: queso artesano, comida de lujo, aire puro y la propia satisfacción del camino bien hecho. Descubre tu ruta ideal.

Hintersteinersee
Foto: ©Tirol Werbung
Para deportistas: Hintersteinersee-Kufstein

Situado en el corazón de las montañas Wilder Kaiser, el lago Hintersteiner se nutre de manantiales subterráneos. Un chapuzón en sus transparentes aguas (solo en los meses calurosos) puede ser el mejor comienzo para la tercera etapa de Great Walk Adlerweg, una de las seis grandes rutas del Tirol. Llamada así por la silueta que crea el camino en el mapa, completar sus 420 kilómetros supone un reto de más de cuatro semanas: 24 etapas diarias en el norte y nueve en el Tirol oriental. Si no se dispone de tanto tiempo, los amantes de los retos pueden optar con la etapa que parte del lago y termina en la ciudad de Kufstein. De dificultad media, son casi 10 kilómetros que se pueden recorrer en tres horas y media, y que tienen su mayor aliciente en el millar de tipos de plantas que embellecen las montañas de Kaiser.

Ghost’s Trail
Foto: ©Tirol Werbung
Para familias: The Ghost’s Trail

Los pequeños de la casa pueden estrenarse en el mundo del senderismo en The Ghost’s Trail en Oberperfuss. Esta ruta sencilla de 1.6 kilómetros combina actividad física y cuentacuentos gracias las historias que van contando unos duendes de madera llamados Baumbart en las 21 estaciones interactivas del recorrido. Este sendero fantasma en mitad del bosque comienza en Stiglreith, que está comunicado con Oberperfuss por una telecabina de ocho plazas. El recorrido se completa en una hora y media y puede finalizar en el restaurante Stieglreith Panorama, donde los pequeños senderistas que conserven energías podrán seguir divirtiéndose en el patio de juegos.

Ice Q Gourmet Restaurant
Foto: ©Tirol Werbung
Para gourmets: Hike Ice Q y Gaislacher See Lake

¿Quién dijo que deporte y placer no son compatibles? A 3.048 metros de altura espera la mejor de las recompensas para todo senderista. La que preparan en los fogones del Ice Q Gourmet Restaurant. Para llegar hasta allí, hay que tomar el teleférico desde Sölden hasta la montaña Gaislachkogel, donde comienza esta ruta de dificultad media. Termina más allá de Ice Q. (en Gaislacher See, uno de los lagos más hermosos del valle de Ötzal), así que hay dos opciones: completarla y retroceder, o pararse antes en este impactante edificio de cristal que aparecía en “Spectre”, la vigesimocuarta película de la saga 007. De postre, una de las mejores vistas que se pueden contemplar en los Alpes. Las mismas que impactaron a Daniel Craig durante el rodaje.

Nockspitze
Foto: ©Tirol Werbung
Para ‘instagrammers’: Nockspitze

Por su cercanía con la ciudad de Innsbruck, Nockspitze es uno de los picos más visitados por senderistas y turistas. Cámara (o móvil) en mano, también está entre los favoritos para ver amanecer. Los más madrugadores conseguirán en este pico, también conocido como Saile, todos los ‘likes’ posibles en Instagram. Con vistas a Innsbruck y a los valles de Inn, Wipptal y Stubaital, el ascenso no es demasiado exigente. Debes calzarte las botas en el aparcamiento de la estación de esquí Axamer Lizum y dura unas dos horas y media, salvando un desnivel de 1.000 metros. Para que la llegada a la cima coincida con la salida del sol, los más madrugadores pueden consultar la información del centro meteorológico ZAMG, que avisa de la salida del sol en toda la región de Innsbruck.

Para amantes del silencio: Burgeralm

La última ruta de la lista comienza en el aparcamiento de Faistenau y continúa –en dirección noreste– hacia Burgeralm, en la región de Kaiserwinkl. Se trata de un paseo fácil, con caminos amplios y señalizados que son aptos para todas las tallas de botas. Una caminata alpina hasta la cabaña de Burgeralm es el remedio para cualquier tipo de estrés. Las vacas que viven en estos prados producen unos 45.000 litros de leche al año con los que se elaboran varios tipos de productos lácteos. Entre ellos, el queso Adler Gold es el más cotizado. Un delicado bocado que se puede acompañar con el tocino y las salchichas que también se venden en la cabaña y que se pueden disfrutar en su tranquila terraza.

Artículos relacionados

Un mundo de hielo y una catedral de sal: así son los alrededores de Salzburgo

Ya sea en lo alto de una montaña o en el interior de una cueva, en el extremo norte de...

Untersbergbahn o cómo surcar las nubes austríacas

Gracias a este teleférico, senderistas y viajeros alcanzan una de las zonas de recreo más transitadas de Salzburgo. De regalo,...

Viena con (y para) niños

Ciudad imperial repleta de historia, la capital austriaca también tiene una cara divertida y desenfada que merece la pena explorar...

La caravana más chic

¿Quieres tener la sensación de viajar en una caravana sin renunciar a la comodidad de un hotel? Es la modalidad...